Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU modera con fuerza su crecimiento hasta el 2,4%

El repunte en un 28% de las importaciones frenan la expansión de la primera potencia mundial

La actividad económica volvió a perder brío en el segundo trimestre en Estados Unidos. Su producto interior bruto se expandió a un tímido 2,4% de tasa anualizada, lo que deja la intertrimestral por debajo al medio punto. Un crecimiento anémico que no permitirá hacer frente a los dos grandes problemas a medio plazo: el paro y la degradación de las cuentas públicas.

El dato del Departamento de Comercio es un punto y tres décimas porcentajes más débil que en el primer trimestre, y se queda muy lejos del 5,6% visto durante los tres últimos meses de 2010. Timothy Geithner, secretario del Tesoro, ya anticipó el pasado domingo una moderación, pero descartó que vaya a haber una recaída como la que se vivió en la Gran Depresión.

Las cifras revisadas de los últimos tres años muestran que la recesión fue peor de lo calculado

El consumo, del que dependen dos terceras partes de la economía, creció apenas un 1,6%

El indicador general es muy próximo al consenso de Wall Street, que esperaba un crecimiento entorno al 2,5%. Y la revisión al alza de un punto en el dato del primer trimestre hace albergar algunas esperanzas de cara al ajuste que se puede hacer en los dos próximos meses al dato del segundo. Pero no hay que olvidar que hace unas semanas las proyecciones eran más altas.

Sin salir del capítulo de las revisiones, el Departamento de Comercio también ha publicado hoy sus cifras corregidas sobre los ultimos tres años. Según el nuevo balance, la contracción en 2009 fue más profunda de lo que se dijo con una caída del 2,6%, dos décimas más que el 2,4% adelantado. También son peores las cifras para 2008, cuando el PIB del país se estancó en lugar de crecer un 0,4%, y para 2007. En aquel año, según los datos publicados hoy, la economía estadounidense creció un 1,9% frente al 2,1% anterior. En total, entre diciembre de aquel ejercicio y junio de 2009, último trimestre en recesión, sufrió un recorte del 4,1%.

El consumo modera su avance

La atención se dirigió así, primero, a ver cuál fue la evolución del consumo, del que dependen dos terceras partes de la economía. El gasto de los hogares creció apenas un 1,6%, tres décimas menos que en el primer trimestre. La inversión empresarial, sin embargo, subió un 17%, el doble que en el periodo precedente y el mejor dato en cuatro años. Pero la contratación no llega.

El otro foco está en el mercado inmobiliario, donde la inversión en el sector creció un 27,9% por la extensión de los ayudas a la compra de nueva vivienda. Y también en la balanza comercial. Las importaciones crecieron en el trimestre al ritmo más alto desde 1984 con un avance del 28,8%, lo que eclipsó el repunte del 10,3% de las exportaciones. Este resultado de la balanza comercial sustrajo 2,78 puntos al PIB.

La economía estadounidense se encuentra así en una transición complicada, que muchos analistas temen se convierta en algo más permanente. Es lo que llaman el new normal, unas tasas de crecimiento por debajo del potencial y con un mercado laboral con un paro estructural más alto que en el pasado, que van a obligar a replantear las políticas seguidas hasta ahora.

Riesgo de deflación

La Reserva Federal se encuentra, por tanto, bajo una tremenda presión para dar con la política monetaria correcta. Y algunos de sus miembros, como James Bullard, expresan ya en voz alta que la estrategia actual puede ser contraproducente, porque con los tipos al cero por ciento se corre el riesgo de que EE UU se vea atrapado en una espiral deflacionista similar a la de Japón.

Ben Bernanke, presidente de la Fed, ya admitió la semana pasada en el Capitolio que la economía se encuentra en una situación de "incertidumbre inusual". Pero tanto él como Bullard, aseguran que el escenario en este momento más probable es que "la recuperación continuará". También lo ve así el Fondo Monetario Internacional en su análisis de la coyuntura.

El organismo pone especial acento en las dificultades por las que atraviesan la banca de pequeño tamaño, donde en los que va de años se han vivido ya 103 quiebras. La alta tasa de paro y el deterioro del sector inmobiliario, sobretodo en el sector comercial, está mermando sus balances mientras los grandes de Wall Street se anotan importantes ganancias.

El FMI da prioridad al recorte del déficit y la reforma financiera

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha afirmado hoy que la estabilización fiscal y la implementación de reformas en el sector financiero son las tareas prioritarias para EE UU al tiempo que alertó del todavía vulnerable estado de la banca. El FMi ha publicado hoy las conclusiones de su revisión de la economía de EE UU en el informe conocido como "Artículo IV" así como un análisis sobre la estabilidad del sistema financiero estadounidense.

El citado análisis destaca que existen todavía "importantes riesgos" para el su sistema financiero y la capacidad para respaldar el proceso de recuperación en marcha. En ese sentido, el estudio menciona que los balances aún son "frágiles" y los niveles de capital podrían ser "inadecuados" de aumentar la morosidad en los préstamos.

Según el FMI, la economía y el sistema financiero siguen siendo "vulnerables" ante un inesperado debilitamiento de la demanda o del sector inmobiliario, que todavía sigue en baja forma. En los últimos meses, recuerda el organismo, también ha quedado claro tanto a nivel interno como internacional "los mayores riesgos de un fuerte deterioro en las percepciones sobre el riesgo soberano". El organismo prevé que EE UU crezca un 3,3% este año y un 2,9% en 2011.

Más información