Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea propone prorrogar las ayudas al carbón hasta 2014

Las subvenciones estarían supeditadas al cierre de las minas deficitarias antes de esa fecha

La Comisión Europea ha propuesto prorrogar las ayudas públicas a las centrales carboníferas, que expiran a finales de 2010, hasta 2014. Las nuevas subvenciones estarán, sin embargo, supeditadas a que se presente un plan de cierre de las minas deficitarias antes del 15 de octubre de ese año. Asimismo, los Estados que se acojan a esta norma deberán elaborar un plan de medidas que contribuyan a mejorar la eficiencia energética, a mitigar los efectos medioambientales negativos del carbón, o a favorecer las energías renovables.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha justificado esta decisión por los problemas que ocasionaría un cierre repentino de minas en una coyuntura de alto desempleo y escaso crecimiento. "No podemos ignorar las terribles consecuencias económicas y sociales a escala regional que tendría un cierre repentino de las minas deficitarias en este momento de crecimiento escaso o cero y de desempleo elevado".

Almunia ha insistido en que la Unión Europea mantiene su determinación de sustituir progresivamente una energía muy contaminente como es el carbón por energías limpias: "El objetivo de la propuesta es garantizar el cierre definitivo de las minas no competitivas antes del 15 de octubre de 2014. No debe haber ninguna duda al respecto. Las empresas tienen que ser viables sin subvenciones. La Comisión solo autorizará ayudas de funcionamiento a aquellas empresas mineras que dispongan de un plan de cierre y las subvenciones deben dirigirse de forma creciente a sufragar los costes sociales y ambientales del cierre".

De esta forma, la norma establece que las subvenciones tendrán que ser decrecientes en el tiempo, con una reducción de al menos el 33% por un periodo de 15 meses. En caso de que la mina deficitaria no se cerrara antes del plazo impuesto, el beneficiario tendría que devolver el importe recibido al Estado. El reglamento se refiere a la hulla, ya que el lignito, otro tipo de carbón, no puede recibir subvenciones de funcionamiento.

Plan español de ayuda al carbón

A pesar de que se esperaba un pronunciamiento sobre el plan español de ayuda al sector del carbón, el Ejecutivo comunitario ha decidido aplazarsu resoluciónhasta después del verano. "Hace falta profundizar y preparar más la decisión. Son cosas que pasan", se ha justificado la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde.

La norma obliga a una decena de centrales térmicas a quemar carbón nacional. A cambio les compensa con un precio fijo y con la garantía de la colocación de la electricidad producida. Actualmente, en España, alrededor del 25% de la electricidad se produce a partir de la combustión de carbón, casi la mitad a partir de la hulla. En los otros dos países donde se concentran más minas deficitarias, Alemania y Rumanía, el carbón produce aproximadamente el 40%.

En cuanto a las renovables, supusieron el 62% de la capacidad de generación eléctrica instalada en la Unión Europea en 2009. En España un 20,6% de toda la energía que se consume ya proviene de fuentes renovables, mientras que en Alemania producen un 15,4%.