Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caja Madrid y Bancaja llegan a un acuerdo para fusionarse y crear la mayor caja de España

Las entidades convocan consejo para esta tarde para dar su visto bueno a la fusión.- Se baraja trasladar la sede social a Valencia por exigencia de la Generalitat.- La entidad resultante solicitará 4.000 millones al FROB

Caja Madrid y Bancaja han alcanzado un principio de acuerdo para su fusión fría, una operación que daría lugar a la mayor caja de ahorros en España, según han confirmado en sendos comunicados a la CNMV. Los consejos de las dos entidades reunieron esta tarde a sus consejos de administración en Madrid y Valencia para informar del Sistema Integral de Protección (SIP) que ya está en marcha entre la entidad que preside Rodrigo Rato y otras cinco pequeñas entidades, así como para abordar la situación de las negociaciones para la nueva. De prosperar la fusión, que hoy será estudiada pero no votada por los máximos órganos de las cajas, el grupo resultante se situaría por delante de La Caixa, actual número uno del sector.

El SIP que se está formando tendría un volumen total de activos de 339.020 millones de euros, unos 60.000 millones más que la catalana. Según los términos iniciales del acuerdo, el actual presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, ocupará el mismo cargo en la nueva entidad. Su homólogo al frente de Bancaja, José Luis Olivas, sería vicepresidente y seguiría al frente del Banco de Valencia, participado mayoritariamente por Bancaja. Además, se ha acordado que la sede social se traslade a Valencia por requisito de la Generalitat valenciana. La sede operativa, por su parte, estará en Madrid.

La operación, que deben aprobar los consejeros de las entidades la próxima semana, contaría con el visto bueno del Banco de España, que ya dio un impulso a al reciente acuerdo de Caja Madrid para formar una SIP con las cajas Insular de Canarias, Rioja, Ávila, Segovia y Laietana. En un principio, se especuló con que hoy se iba a celebrar un consejo a las 17.00, pero fue anulado a primera hora del día hasta que, a las 12.30, se convocó a los consejeros a una reunión a las 19.30 con el orden del día de información sobre el SIP actual y un punto de ruegos y preguntas. En la entidad madrileña se da por hecho que a lo largo del fin de semana continuarán las negociaciones para poder presentar un plan concreto en el consejo del lunes día 14 y, posteriormente, al Banco de España.

Los consejos de administración deberán determinará la cantidad de dinero en ayudas que van a solicitar al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El plazo para solicitar estas ayudas concluye el próximo 15 de junio. En el comunicado remitido a la CNMV también recuerdan que el proceso "estará sujeto a la aprobación de los órganos de gobierno de las entidades y de las autoridades administrativas competentes".

Con este posible acuerdo, el proceso de integración de cajas que quiere el Banco de España da un importante paso adelante. Del total de entidades de ahorro existente, 45, se quedarán al final en torno a 15. Bancaja se había quedado relegada al cuarto lugar del ranking sectorial tras el SIP o fusión fría entre la CAM, Cajastur, Cantabria y Extremadura.

El mercado barajaba tres opciones para la caja valenciana: unirse a Caja Madrid, a Ibercaja o a La Caixa, aunque la alianza con la catalana sería una solución de urgencia. En las negociaciones, el Banco de Valencia es un elemento clave, que debe integrarse en el SIP pero al que se pretende singularizar para dar la apariencia de que todavía existe un referente financiero de carácter inequívocamente valenciano.

El sector espera que el otro grande de las cajas de ahorros, La Caixa, que se vería relegada al segundo puesto en el ránking si sale adelante la operación anunciada hoy, reaccione para recuperar su liderazgo. Hasta el momento, solamente ha acordado integrar bajo su esfera a Caixa Girona, por lo que se vaticina algún otro movimiento en ese sentido.

Tras ellas, el tercer grupo, a gran distancia en cuanto a activos con 135.342,17 millones, lo formarán la CAM, Caja Castilla-La Mancha (intervenida), Cajastur, Cantabria y Extremadura, en una operación de SIP liderada por Cajastur que requerirá 1.600 millones en ayudas públicas. El Gobierno obliga a que este tipo de fusiones frías duren un mínimo de 10 años. El objetivo final, según comentan fuentes del sector, es que los SIP resulten lo más estables posible, difíciles de revertir, y favorezcan una futura fusión definitiva. Las SIP deberán mutualizar un 40% de sus beneficios y comprometer para su solvencia la misma proporción de recursos propios.

Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa también han pactado su unión (ayudas de 1.250 millones), en la que es una de la dos fusiones intrarregionales catalanas, junto con la protagonizada por Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu, hoy rebautizadas como Unnim (380 millones de ayuda). Caja Navarra (CAN), General Canarias y Caja Burgos están en proceso de formar Banca Cívica sin rescate del FROB; mientras que CajaSol y Caja Guadalajara negocian unirse en una fusión también sin ayudas. La andaluza Unicaja, tras el fiasco de unirse a Cajasur, ahora intervenida por el Banco de España, ha absorbido Caja Jaén sin apoyo económico del FROB.