Un informe acusa al ex primer ministro de Islandia de "extrema negligencia" ante la crisis

Geir Haarde gobernó el país desde 2006 hasta que dimitió tras el derrumbe económico del país en 2009

Un informe hecho público hoy por el Parlamento de Islandia sobre la quiebra financiera de este país en octubre de 2008 acusa a importantes dirigentes, que ocupaban puestos clave en la Administración islandesa en el momento del desplome, de "extrema negligencia". La investigación culpa, entre otros, al ex primer ministro Geir Haarde y al ex gobernador del Banco Central, David Oddsson.

Haarde, del conservador Partido de la Independencia, gobernó Islandia entre 2006 y 2009 hasta su renuncia, en febrero de este último año, como consecuencia del derrumbe económico del país. La formación conservadora llevaba 18 años en el poder. Las elecciones posteriores, en abril de 2009, las ganó el entonces opositor Partido Socialdemócrata.

Más información

"La Comisión para la Encuesta Especial (SIC, del inglés) piensa que el antiguo primer ministro, el ex ministro de Finanzas Arni Mathiessen y el ex ministro de Banca hicieron gala de una extrema negligencia antes de la caída de los tres grandes bancos", se lee en el informe, de varios miles de páginas. El texto acusa después al citado Odsson, así como a otras autoridades supervisoras.

La clave, los tres grandes bancos

El informe Verdad, como así se llama, ha sido elaborado por una comisión de la Cámara Alta creada a fines de 2008, cuando la crisis era un hecho. En este periodo, la bancarrota de los tres principales bancos islandeses llevó al Gobierno de Haarde, otrora partidario del libre mercado en su máxima expresión, a nacionalizarlos.

"En siete años, estos tres bancos se hicieron 20 veces más grandes de lo que eran: esta es la principal razón del golpe económico", ha puntualizado un miembro de la comisión, Sigridur Benediktsdottir, en una rueda de prensa posterior a la publicación del informe.

Indemnización paralizada

Como consecuencia de la crisis, el actual gobierno de centroizquierda trata de sacar adelante una ley que permita indemnizar, con casi 4.000 millones de euros, a los clientes holandeses y británicos que perdieron sus depósitos tras la quiebra de uno de los principales bancos islandeses. Sin embargo, el pasado 6 de marzo un referéndum convocado para ver si la población aceptaba la indemnización concluyó con una victoria aplastante del 'no'.

El presidente de Islandia, Ólafur Ragnar Grímsson, fue uno de los defensores de la negativa a pagar a holandeses y británicos. El 'no' complica la posible adhesión de este pequeño estado insular a la Unión Europea. El presidente Grímsson declaró, cuando Haarde, hoy acusado por el Parlamento, dejó el cargo de primer ministro a comienzos de 2009: "Ningún primer ministro había tenido que afrontar en toda la historia de la democracia tantas dificultades".

Lo más visto en...

Top 50