Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fitch deja la calidad de la deuda griega a un paso del 'bono basura'

La agencia asesta otro golpe a las finanzas del país mientras crecen las dudas de que pueda superar la crisis por sí mismo.- El acoso del mercado se da un respiro

La agencia Fitch Ratings ha rebajado hoy la calificación de la deuda a largo plazo de Grecia dos escalones de "BBB+" a "BBB-", lo que supone el último paso antes de caer en la categoría de bono basura, en medio de las presiones de los mercados financieros, que desconfían de las posibilidades del país heleno para salir por si sólo de su grave crisis económica.

En un comunicado, Fitch declara que la rebaja de calificación refleja "la intensificación de los desafíos fiscales en respuesta a una perspectiva más adversa para el crecimiento económico". Además, explica que su decisión responde al aumento de las dudas sobre la estrategía de Atenas para superar la crisis en un "contexto de alta volatilidad en los mercados de capitales". Sobre este punto, la agencia atribuye la presión de los inversores, que con su recelo han llevado a máximos la prima y la rentabilidad de los bonos de Grecia desde su entrada en el euro, a la falta de respuesta sobre el cómo y el cuándo del plan de rescate ideado por sus socios europeos con participación del FMI. Tampoco ayuda, sostienen, la postura poco clara del Gobierno heleno frente a este mecanismo y su compromiso con el mismo. Una "red de seguridad", en palabras del jefe del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durâo Barroso, que más pronto que tarde tendrá que desplegarse, según la agencia. Su puesta en marcha está "próxima", asegura Fitch.

Esta combinación de malas perspectivas económicas e incertidumbre en los mercados, sostiene la agencia, hará más difícil que el país pueda cumplir con el compromiso de reducir su déficit este año al 8,7% desde el 12,7% con el que cerró 2009. Así, aunque se observan "algunos indicios de mejora" gracias a la puesta en marcha de las primeras medidas de consolidación fiscal, aún no está asegurado que el Ejecutivo pueda mantener su compromiso en el tiempo. Asimismo, Fitch advierte de que la presión sobre su sector financiero, muy castigado en Bolsa y con problemas para retener los depósitos de sus clientes durante los últimos días, demuestra que la crisis de deuda está afectando al conjunto de su economía. Por todos estos motivos, el informe añade que la perspectiva de futuro para la deuda griega es negativa, con lo que avanza que es más fácil que lo vuelva a bajar a que lo suba.

Desde Grecia, el Gobierno de Yorgos Papandreu ha vuelto a descartar recurrir de inmediato a la ayuda externa para hacer frente a la crisis. El ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, ha afirmado que Grecia "no tiene intención de hacer uso de ese mecanismo", acordado por la UE en marzo y que prevé ayudas a Atenas junto con el Fondo Monetario Internaconal (FMI).

En los mercados financieros, la noticia ha alterado la placidez que ha vivido hoy la deuda soberana de Grecia tras la tormenta de ayer, cuando marcó nuevos máximos frente a la alemana. Así, a los pocos minutos de publicarse el informe de Fitch, la prima frente al bund de Alemania y la rentabilidad los bonos a 10 años de la República helena volvían a aumentar. Aunque no en los niveles de las últimas jornadas. A las 17.30, el diferencial se situaba en 395 puntos básicos, lejos del récord de 426 de ayer, con una rentabilidad del 7,16%, por debajo del máximo histórico del 7,35% de la jornada anterior.