Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSPV se adhieren al pacto por el empleo de la cerámica

El manifiesto de empresas y trabajadores pide ayudas para prejubilaciones en el sector

El PSPV de Castellón, de la mano de su secretario general, Francesc Colomer, se ha adherido al manifiesto de la industria cerámica en el que sindicatos y patronal piden a las Administraciones central y autonómica ayuda económica para sacar adelante su plan de prejubilaciones. El sábado, cuando el PP conoció la intención de los socialistas de suscribir el manifiesto, su secretaria general, Marisol Linares, se apresuró a dejar patente también el apoyo de este partido a las reivindicaciones del sector.

La decisión de ambos partidos de apoyar el manifiesto ha supuesto, además, un cambio de actitud en la patronal cerámica, que ha salido en los últimos días de su sede, donde habitualmente celebra todas las reuniones en las que participa, y ha visitado por primera vez las de las formaciones políticas para recabar su apoyo. Así, la crisis ha provocado que las pausadas reivindicaciones que han caracterizado hasta ahora al sector cerámico se transformen en una actitud más activa.

El manifiesto, titulado En defensa de Castellón, redactado por empresarios y representantes de los trabajadores, reivindica ayuda para el sector cerámico, clave en la economía castellonense y uno de los que más duramente ha sufrido las consecuencias de la crisis al estar muy vinculado a la construcción. La pérdida de cerca de 5.000 puestos de trabajo y la presentación de decenas de expedientes de regulación de empleo, tanto temporales como de extinción, llevó ya en 2008 a firmar un pacto por el empleo que incluye la ejecución de un plan de prejubilaciones para el que son precisos entre 10 y 20 millones de euros en un plazo de entre cinco y seis años.

La Generalitat, en boca de su consejero de Industria, Vicente Rambla, ya se comprometió a aportar este año un millón para llevar a cabo el plan. Sin embargo, tal como afirman tanto empresarios como sindicatos, la implicación del Gobierno central es fundamental para que se pueda poner en marcha.

Los principales obstáculos a los que se enfrenta el plan es que ambas Administraciones apuestan, en general, por políticas de empleo activas y no por las prejubilaciones. En el caso del Gobierno central, aún menos cuando está apostando por un aumento en la edad de jubilación. Por su parte, el sector alega que se han otorgado, a empresas concretas, ayudas mucho más importantes que las que reclama el cerámico y que los planes sectoriales también incluyen planes de apoyo a las prejubilaciones. Además, el hecho de que éste implique a todo el sector, aunque luego será cada empresa la que decida acogerse o no pero, al menos, con las mismas posibilidades que cualquier otra, es considerado como un factor "innovador".

El acuerdo entre empresarios y sindicatos ha sido una de las características que ha destacado Colomer por considerarlo un gesto de "madurez democrática y de normalidad". El secretario general de los socialistas castellonense se ha comprometido a trasladar a todos los ámbitos del partido el contenido del manifiesto y ha confiado en que "no va a haber ningún problema" para que la dirección del PSPV en la Comunidad Valenciana asuma esas reivindicaciones.

Por su parte, Marisol Linares manifestó el sábado que "a nadie" se le escapa que la crisis "ha afectado de manera clara al sector azulejero" y adujo que este da trabajo de manera directa e indirecta a aproximadamente a 34.000 personas en toda la provincia y genera una facturación de más de 4.160 millones de euros. "En la actualidad, el nivel de ventas de este sector ha decrecido en más de un 30%, a lo que hay que añadir la caída de más de 20 puntos en las exportaciones", apuntó también.