Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'no' arrasa en el referéndum islandés

El 93,1% de la población rechaza una polémica ley sobre el pago de las deudas a Reino Unido y Holanda por la quiebra de Icesave

Tal y como preveían las encuestas, los islandeses han rechazado este sábado en un referéndum una polémica ley para devolver a Reino Unido y Holanda las millonarias deudas derivadas de la quiebra del banco Icesave (filial del Landsbanki), que afectó a los depósitos de unos 300.000 ahorradores de estos países. Con la tercera parte de los votos escrutados, el 93,1% no aprueba la aprobación de esta norma y sólo el 1,6% la apoya, informa la Radiotelevisión nacional de Islandia en su página web.

La primera ministra, Jóhanna Sigurdardóttir, ha asegurado pasadas las diez de la noche (23.00 hora peninsular española), en declaraciones recogidas por la cadena local, que el desenlace de la consulta no es extraño. Para el ministro de finanzas, Steingrímur J. Sigfússon, que no fue a votar en esta jornada histórica para Islandia, dice que lo importante ahora es pensar en que está sobre la mesa "un acuerdo mejor" para los islandeses sobre la devolución de la millonaria deuda.

En medio de un clima de inseguridad política y económica, los cerca de 230.000 habitantes llamados a votar tenían la oportunidad de pronunciarse sobre la validez de esta norma. Está en clave la recuperación del país y la credibilidad de un Ejecutivo pendiente de poder disponer de la totalidad de un paquete de ayudas del FMI que le permitan impulsar reformas para sanar la situación financiera.

Un 'no' rotundo

El no sobrevoló inevitablemente desde el principio esta jornada histórica en el pequeño país nórdico y es que las encuestas llevaban semanas anunciando que los islandeses no estaban por la labor de apoyar la polémica legislación, aprobada a finales del año pasado por el Parlamento tras un largo debate, pero rechazada en enero por el presidente islandés, Ólafur Ragnar Grímsson.

En medio de una nube de periodistas y fotógrafos llegados de todo el mundo, el mandatario votó sobre las 11.00 de la mañana en un colegio de Álftanes, cerca de Reikiavik, sin apenas hacer declaraciones, informa el diario Morgunbladid. El interés mediático no era para menos. Su decisión de no sancionar la norma, tras recibir 60.000 firmas (el 25% del electorado) en contra de la ley, fue un golpe para el Ejecutivo de Jóhanna Sigurdardóttir, que desde que llegó al poder ha tenido que hacer frente a duras críticas por su gestión de la devastadora situación, precipitada por el hundimiento de la moneda y el PIB, que cerró 2009 con una caída del 7%, la mayor de las últimas décadas.

"Esta consulta no tiene realmente ningún propósito", aseguró la primera ministra socialdemócrata el viernes en una rueda de prensa. El Gobierno llevaba días restando importancia al referéndum por considerarlo obsoleto, ya que las negociaciones con Reino Unido y Holanda en busca de un nuevo acuerdo se han impulsado en las últimas semanas. El acuerdo original sometido a la consulta ciudadana preveía devolver 3.800 millones de deuda en un período de 15 años y a una tasa de interés del 5,5%, unas condiciones que no agradan a la mayoría de los islandeses. De hecho, Sigurdardóttir ya anunció que no votaría en la consulta y mostró su confianza en que el diálogo -en el que Islandia busca resultar lo menos perjudicado posible- llegue a buen puerto la semana que viene.

Pendientes de un nuevo acuerdo clave

Si para la primera ministra el referéndum es el principal impedimento para que el país avance hacia la recuperación -el paquete económico del FMI y de los países nórdicos se encuentra de momento paralizado-, para los islandeses la jornada ha sido una oportunidad de mostrar su enfado e indignación por los errores cometidos por bancos y reguladores. La mayoría de los islandeses creen que aquel acuerdo fue injusto, y que tanto Reino Unido como Holanda abusaron al negociar unas condiciones en las que la isla tendría que pagar mucho más de lo razonable. Según los medios locales, el no en la consulta supondría una declaración de que los islandeses desean ser tratados justamente.

En los últimos días, Holanda y el Reino Unido han presentado una oferta sensiblemente mejorada, a un interés fijo con un tipo variable en el periodo final. Llegar a un acuerdo le daría al país nórdico un impulso a su deseo de integrar la UE. El costo de la indemnización a los ahorradores de Icesave equivale a dos terceras partes del presupuesto anual de todo el país.