Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero planta cara al pesimismo de Davos sobre España

El presidente del Gobierno anuncia reformas económicas y pide fe en un "país serio"

Davos contra España. La prensa anglosajona contra España. Algunos países, incluso de la zona euro, contra España y sus bancos. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha desafiado en su primera visita al Foro Económico Mundial el pesimismo imperante contra la economía española, la salud de sus finanzas públicas y de su sistema bancario. En un tono duro, ha plantado cara a los ataques recibidos en el arranque de Davos, que se unen a las dudas de alguna de las principales agencias de calificación. Y, básicamente, ha anunciado reformas y ha pedido fe: "Somos un país serio y vamos a cumplir nuestros compromisos", ha dicho ante un auditorio formado por empresarios, académicos, banqueros y demás vedettes presentes en la exclusiva estación alpina suiza.

Zapatero ha protagonizado la anécdota del día: no funcionaba la traducción y eso ha retrasado un seminario complicado, en el que compartía cartel con Valdis Zatlers, presidente de Letonia (el país europeo con una crisis más profunda), y con el primer ministro griego, George Papandreou, que lidia con una peligrosa tormenta en los mercados de deuda pública.

El presidente ha encarado con firmeza las tres grandes dudas que persiguen a España, la única gran economía que seguirá en recesión en el conjunto de 2010 y con un paro que roza el 20% (y tiende a más).

Deuda pública. Los problemas de Grecia amenazan a otras economías: Irlanda, Bélgica, Portugal y España. El déficit público español se ha disparado y eso provoca inquietud en los mercados, que empieza a castigar la deuda. Zapatero ha asegurado que España cumplirá con los compromisos de rebajar el déficit al 3% en 2013. Y ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará el viernes un plan de austeridad, que ascenderá a unos 50.000 millones de euros, con tijeretazos importantes en varios capítulos importantes del presupuesto: los gastos de personal, los gastos corrientes, las transferencias "y algo de inversión pública", ha reconocido. Además, habrá reforma del sistema de pensiones. Y reforma laboral. En otras palabras, ha querido dejar una señal inequívoca de que España va a hacer los deberes. E inmediatamente después ha pasado al ataque: "La deuda española está 20 puntos por debajo de la media europea [52% del PIB frente al 70% en el conjunto de la UE], y el Tesoro dedica el 5% de los ingresos al pago de la deuda, menos que Francia y Alemania". "Tenemos una hoja de servicios impecable", ha dicho. "Nadie se va a salir de la UE", ha enfatizado ante las dudas expresadas en el Foro sobre el futuro de la Unión, para después pedir "una mayor coordinación" en el seno de la UE.

"Vamos a cumplir lo prometido a pesar de las voces críticas, que son las mismas a las que nunca les gustó el euro", ha añadido.

Sistema financiero El presidente del Gobierno ha dedicado las palabras más duras de su discurso a los ataques a la banca. "España es de los pocos países en los que la crisis no ha supuesto la quiebra de ningún banco. Incluso el Santander ha sido llamado en el Reino Unido a hacerse cargo en cierta medida del sistema financiero". "Es chocante", ha atacado, "que desde países como Estados Unidos, el Reino Unido o Alemania se hable del sistema financiero español cuando habría que destacar la fortaleza y resistencia que ha demostrado a lo largo de la crisis". En las primeras filas estaba sentada Ana Patricia Botín, presidenta de Banesto. Con todo, también en la banca Zapatero ha prometido celeridad en el saneamiento de las entidades pequeñas y medianas: "La reestructuración de las cajas de ahorro llegará en primavera, antes del verano, para adecuarse al nuevo tamaño del sector financiero en la economía española".

Salida de la crisis. El FMI aseguró el lunes que España será la única gran economía que cerrará el conjunto de 2010 en recesión. "España tiene que ganar competitividad. Para eso hemos duplicado la inversión en investigación, desarrollo e innovación. Pero algunos parecen olvidar que ya hemos empezado a ganar cuota de mercado internacional en los dos últimos trimestres. Y que estamos entre los siete primeros países del mundo en recepción de inversión exterior, y en inversión directa en el extranjero", ha dicho. "La Unión Europea no va a renunciar a su modelo de protección social: hay que aumentar la competitividad, pero no rebajando la protección social", ha apuntado.