Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inversores castigan al BBVA

Cae un 6,4% en Bolsa tras anunciar que su beneficio cae un 16% hasta los 4.210 millones.- Su negocio en EE UU entra en pérdidas.- Nuevo recorte del dividendo

El banco BBVA ha cerrado 2009 con unos beneficios de 4.210 millones de euros, un 16% menos que en 2008, por el aumento de la morosidad y la dotación de provisiones para hacer frente al deterioro de sus activos. Ese resultado incluye extraordinarios entre los que destacan las plusvalías por la venta de inmuebles para su posterior alquiler por importe de 830 millones de euros y el reconocimiento del deterioro del valor de la filial en Estados Unidos por 704 millones. Los malos resultados de la entidad han sido castigados con dureza en Bolsa por los inversores en un día muy negativo para los mercados.

Las acciones del banco han caído finalmente el 6,4%, arrastrando además a otras entidades y al Ibex. El índice español ha sufrido esta tarde las mayores caídas de toda Europa, con unas pérdidas del 2,7%.

Los malos resultados de la entidad han sido castigados con dureza en Bolsa por los inversores en un día negativo para los mercados. Las acciones del banco han llegado a caer más del 5%, arrastrando además a otras entidades.

El presidente de la entidad, Francisco González, ha afirmado en la presentación de resultados que el problema de la mora en los créditos a promotores inmobiliarios, que se ha duplicado hasta el 17% del total de 17.740 millones, "lo tienen que solucionar los actores que están en ese problema: los bancos, las cajas y los promotores, pero no el contribuyente". Y cuál es su receta para buscar una solución: "Hacer lo que nosotros estamos haciendo y reservando dotaciones enormes por lo que pueda venir".

En el cuarto trimestre, el beneficio del banco ha sido de sólo 31 millones de euros, lo que supone un descenso del 94% frente al mismo trimestre del año anterior, que ya fue malo a raíz de cargos extraordinarios como las pérdidas asociadas al escándalo de la estafa de Bernard Madoff. La explicación del desplome de los beneficios en el cuarto trimestre está en el deterioro de la filial en Estados Unidos, Compass, que ha entrado en pérdidas, y que ha obligado además a realizar un saneamiento del valor al que figuraba contabilizado en el balance del grupo.

El banco hace un cómputo propio en el que dice que "sin singulares" (que cifra en una pérdida de 395 millones después de impuestos en 2008 y de 1.050 millones en 2009), las ganancias se sitúan en 5.260 millones de euros, un 2,8% menos que en 2008. El banco, no obstante, no cita en esos singulares las plusvalías de 225 millones de euros que logró por la recompra de deuda. Sí incluye, en cambio, numerosos saneamientos crediticios realizados tras un detallado análisis de "las carteras más problemáticas" del grupo.

Devaluación en Venezuela

En la información facilitada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la entidad tampoco ha comunicado que haya realizado ningún cargo extraordinario derivado de la devaluación del bolívar venezolano en un 50%, una devaluación que se produjo después del cierre del ejercicio, pero antes de la formulación de las cuentas. Lo que sí ha contabilizado el BBVA son 90 millones de cargo por la hiperinflación en Venezuela, un país en el que el beneficio atribuido de su filial Banco Provincial fue de 265 millones.

La entidad, la segunda del sector en España por capitalización bursátil, destaca que sus resultados le han permitido adelantar provisiones extraordinarias con las que afrontar un eventual deterioro de la morosidad durante el próximo ejercicio, que le sitúan "en una posición diferencial para encarar el futuro y aprovechar oportunidades de crecimiento".

La ratio de morosidad publicada por el banco presidido por Francisco González asciende ya al 4,3%, pero el banco destaca que se mantiene por debajo de la media del sector (4,9%). La cobertura de esa mora es del 57%, inferior al 92% del año anterior. Sin embargo, la entidad explica que si se incluye el valor de los colaterales asociados a los riesgos, ésta se eleva hasta el 165%.

El cuarto trimestre se ha cerrado con unos riesgos dudosos de 15.602 millones de euros, lo que supone un aumento del 24,8% en sólo un trimestre. Es un aumento neto de unos 3.000 millones en sólo tres meses, el mayor desde que empezó la crisis, y es el resultado de que ha entrado en mora una cifra récord de 6.187 millones en el trimestre frente a uns recuperaciones de 2.035 millones y el pase a fallidos de 1.144 millones. Más que al deterioro del activo ante la crisis, el banco atribuye el enorme salto de los activos dudosos a entradas "singulares" en mora por 1.817 millones en España y 644 millones en Estados Unidos. La conclusión del banco es que la morosidad se ha disparado por su "política de anticipación y prudencia", en que se han incluido como morosos créditos que no lo eran en sentido estricto.

En la presentación a analistas, el banco ha señalado que su riesgo de crédito con promotores es de 17.740 millones, y que en esa partida se ha duplicado la morosidad, del 8,5% al 17%, lo que equivale a 3.018 millones, si bien la pérdida esperada por el banco es de 917 millones.

Recorte del dividendo

El banco, además, ha anunciado a los analistas que destinará a retribuir a los accionistas en metálico el 30% del beneficio neto sin singulares. Eso se traduce en que pagará un dividendo complementario de 0,15 euros por acción, con lo que la retribución total a los accionistas con cargo a los resultados de 2009 será de 0,42 euros por acción. esa cifra supone un recorte del 16% frente al dividendo del ejercicio anterior y del 43% en dos años.

El BBVA, que recuerda que "es uno de los pocos grandes grupos internacionales que no ha recibido ayudas públicas en la crisis", califica estos resultados de "excelentes", pese a que se sitúan por debajo de las previsiones del mercado (5.150 millones), ya que se han obtenido en un ejercicio "muy complejo".

En este sentido, el banco destaca que a lo largo de 2009 ha reforzado en 180 puntos básicos su ratio de core capital -capital y reservas sobre activos ponderados por riesgo- al 8%, 180 puntos 2008. También ha mejorado su eficiencia hasta el 40% gracias a un leve recorte de sus gastos de explotación y al repunte de un 17% en su margen neto, el que refleja el negocio típico bancario, hasta los 12.308 millones.

Sobre la marcha del antiguo consejero delegado, José Ignacio Goirigoizarri, González ha defendido que se marchó "con un mutuo acuerdo entre ellos y el banco". Además, ha negado que el cambio de estrategia y la apuesta por las dotaciones millonarias responda a su salida. "Hizo su trabajo correctamente", ha zanjado.