Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los precios caen un 0,9% en julio por las rebajas con el IPC en un mínimo del 1,4%

Los 12 meses consecutivos de descensos por el petróleo llevan al IPC interanual a registrar su mayor caída de la historia con un 1,4%

La temporada de rebajas de verano ha intensificado la carrera a la baja que los precios iniciaron hace ahora un año en paralelo a la evolución del petróleo. Según ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación cerró julio con un descenso de nueve décimas con respecto al mes anterior, lo que aumenta en otras cuatro décimas la caída en tasa interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) hasta el -1,4%, su mayor retroceso desde que se inició la serie histórica en 1961.

No obstante, el Gobierno sigue descartando una deflación y, según ha insistido hoy el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, espera que los precios se vayan estabilizando en los próximos meses hasta volver a registros positivos a finales de año una vez se vaya corrigiendo el efecto base causado por la escalada del crudo, que hasta ahora condicionaba la tasa del IPC a la baja por los altos niveles que alcanzó durante la primera mitad de 2008.

En el último año, el barril de petróleo ha pasado de costar más de 140 dólares a venderse por 70 dólares por los efectos en la demanda de la crisis internacional más grave en el último medio siglo. En paralelo, la inflación, que en julio del pasado año subía a un ritmo interanual del 5,3%, ha pasado de crecer a ritmos de récord a bajar hasta mínimos históricos y ha salvado entre ambos extremos una distancia de siete puntos porcentuales.

Otra marca que quedará para los archivos es que el descenso mensual del 0,9% es el más acusado en un mes de julio en 16 años. Y eso a pesar de que lleva bajando en este mes desde 2002.

"No estamos observando" una devaluación

A pesar de que los precios siguen bajando, el Gobierno ha descartado una situación de deflación, pues entiende que para eso debería producirse un descenso generalizado y permanente de los precios que, según Campa, "no estamos observando ni esperamos observar". Otro factor que apoya esta teoría es que la inflación subyacente, que excluye de la tasa general los productos más volubles como la energía y los alimentos frescos, mantiene una tasa interanual positiva del 0,6% pese a bajar en julio un 1,1% con respecto a junio.

Sobre los efectos de este descenso de los precios, Campa ha valorado que una tasa negativa como la actual ayuda a mejorar la renta de los ciudadanos e incrementa la competitividad de las empresas españolas, que por cierto ha avanzado un 0,6% en el primer trimestre frente a sus socios de la eurozona gracias al aumento del diferencial de inflación entre ambos hasta las ocho décimas, según el dato adelantado de Eurostat.

Fuerte subida del tabaco por los impuestos

Además de la caída en julio de los precios del vestido y del calzado por las rebajas, el menaje se abarató un 0,9% y lo hicieron también, en menor medida, los alimentos y bebidas no alcohólicas, con un 0,2%. Frente a estos descensos, las bebidas alcohólicas y el tabaco se encarecieron un 4,3% por la reciente subida de impuestos de estos últimos. También, como viene siendo habitual durante este mes por el inicio de la temporada turística, se incrementaron los precios de la hostelería, un 0,7%, y del ocio y la cultura por los viajes organizados, otro 0,8%.

Comparando los precios por productos con su nivel de hace un año, el transporte es el que más se abarata y cuesta ahora un 9,5% menos que hace un año pese a que en las últimas semanas los combustibles han subido por el repunte que el barril viene sufriendo desde principios de verano. También descienden con fuerza los alimentos de la cesta de la compra. Frente a estas bajadas, destaca el fuerte encarecimiento de las bebidas alcohólicas y el tabaco, del 13% en un año, debido a la fuerte subida del mes pasado.

Por comunidades, los precios bajaron en todas las autonomías, especialmente en La Rioja, con un 1,4%, así como en Asturias, Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia, todas ellas con un descenso del 1,1%. No obstante, bajaron un 1,5% en Ceuta, mientras que en Melilla fue del 1,1%. Frente a julio de 2008, los precios, aunque también caen en todas ellas, destaca el descenso del IPC registrado en Castilla-La Mancha (2,6%), Canarias (2,3%) Castilla y León (2,0%) y Aragón y Navarra (1,9%).