La empresa Caramelo cierra temporalmente por los destrozos en sus fábricas

La dirección del grupo textil insta a la plantilla, que rechaza un ERE para despedir a 237 empleados, a dejar la violencia

La dirección de la compañía textil Caramelo, con sede en A Coruña, ha decretado esta mañana el cierre patronal después de los destrozos causados ayer en las instalaciones de la factoría por trabajadores que protestaban contra el expediente de regulación de empleo que pretende suprimir 237 puestos de una plantilla de 800.

Caramelo, propiedad del financiero coruñés Manuel Jove, ex presidente de Fadesa, señala en un comunicado que el cierre se mantendrá hasta que "se restaure un clima de convivencia laboral que permita garantizar la seguridad de las personas y de los bienes de la empresa". La dirección de la compañía insta a los trabajadores a que "desistan del empleo de la violencia" y anuncia su propósito de denunciar en el juzgado a los responsables de los incidentes de ayer. Además de arrojar prendas, ordenadores y mobiliario, los trabajadores, según la dirección, retuvieron durante ocho horas a un grupo de compañeros.

Más información

Los representantes del comité de empresa se reúnen este mediodía con los consejeros de Economía y Trabajo de la Xunta para pedirles que medien en el conflicto y rechacen el ERE presentado por la compañía. Caramelo lleva días advirtiendo de que, en caso de que no se acepte la regulación de la plantilla, cerrará definitivamente la fábrica, uno de los emblemas de la moda gallega.

Sienten "que no tienen nada que perder". Los trabajadores de Caramelo están muy nerviosos y los ánimos muy caldeados. Los manifestantes dicen que estarán en la empresa hasta que la dirección y la Xunta de Galicia reaccionen. Tras la reunión infructuosa del comité de empresa, parte de la plantilla provocó destrozos en el interior de la factoría: ropa tirada por el suelo, ordenadores completamente destruidos, cristales rotos...AGENCIA ATLAS

Lo más visto en...

Top 50