Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE someterá al sistema bancario a un test de estrés

Bruselas secunda a Estados Unidos y toma medidas para evaluar la respuesta de los bancos a un eventual empeoramiento de la crisis

La Unión Europea (UE) secunda a Estados Unidos y someterá al sistema bancario a un test de estrés a partir de septiembre para analizar su respuesta ante un eventual empeoramiento de la crisis y comprobar si las medidas de recapitalización adoptadas son suficientes, tal y como le ha reclamado el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según informan fuentes del Ejecutivo comunitario, las pruebas de resistencia se llevará a cabo en colaboración con los distintos supervisores bancarios nacionales de acuerdo con la normativa europea.

El test estadounidense dado a conocer la semana pasada fue ampliamente bienvenido por los inversores, que consideraron que ofrecía claridad sobre el estado de salud del sistema financiero. "La decisión (de someter a una prueba similar a las entidades de la UE) fue producto del acuerdo de los ministros de Economía. Ellos decidieron convocar al Comité Europeo de Supervisores de la Banca (CEBS, según las siglas en inglés) para que organice el procedimiento", ha explicado una fuente próxima a las deliberaciones ministeriales.

El examen estadounidense reveló que 10 bancos debían aumentar su capital

Según lo que ha trascendido, el test no evaluará las entidades individualmente como sí ocurrió en el caso de Estados Unidos, sino que intentará obtener información en general sobre la banca europea. En cualquier caso, "mostrará si hay requerimientos adicionales de capital o si los bancos están adecuadamente capitalizados para enfrentar la coyuntura", ha comentado la fuente calificada que accedió a comentar la noticia.

Responsabilidad nacional

CEBS, que ya hizo una evaluación de los riesgos del sector financiero en Europa, prepara otro informe para septiembre. "Conectaremos ese memorando con el test de estrés, pero no pensamos llevar adelante una prueba exhaustiva", ha declarado Arnoud Vossen, secretario general de la institución. "La razón es que ese examen depende de las autoridades nacionales", ha especificado Vossen, que anticipó que serán confidenciales las conclusiones a las que llegue la investigación de la CEBS.

Este año, Estados Unidos decidió someter a un test a 19 entidades para comprobar si tenían fondos suficientes para aguantar el deterioro aún mayor de la economía. El examen estadounidense reveló que 10 bancos debían aumentar su capital y que la cuantía de la inyección de recursos necesaria podía ascender a 74.600 millones de dólares.