EE UU negocia la nacionalización de hasta el 40% de Citigroup

El valor del grupo en Bolsa ha retrocedido a su peor nivel en 18 años. -Francia destina hasta 5.000 millones para la fusión de Caisse d'Epargne

El Gobierno de EE UU negocia con el gigante bancario Citigroup ampliar su participación hasta una cifra entre el 25% y el 40% de su capital, según informa el económico The Wall Street Journal citando a fuentes cercanas a la operación. Si bien las conversaciones podrían desmoronarse, el rotativo afirma que, aunque el Gobierno podría hacerse con hasta el 40% de las acciones de la entidad, el banco espera que éstas se sitúen más cerca del 25%.

La iniciativa, propuesta por Citigroup a los organismos reguladores, daría al Gobierno una mayor influencia sobre uno de los bancos más grandes del mundo abrumado por la crisis financiera internacional. La semana pasada, el precio de la acciones del grupo cayó por debajo de los dos dólares, su peor nivel en 18 años y el miedo a la posible quiebra de más bancos dejó las bolsas en nuevos mínimos.

Más información
El miedo a la nacionalización de la banca en EE UU tumba las Bolsas
El Dow Jones, en niveles de hace 11 años

Citigroup, que hasta la crisis fue el primer banco estadounidense, perdió 18.715 millones de dólares en 2008, de ellos 8.294 millones en el último trimestre, frente a los beneficios de 3.617 millones de dólares logrados el año anterior. El grupo bancario ya ha recibido del gobierno 45.000 millones de dólares para intentar capear la crisis, lo cual supone un 8% de participación en la entidad, a la que exigió que adoptase medidas para su reactivación.

Además, la posición del estado se fortalecería en el accionariado, ya que las acciones conllevarían derecho a voto en las asambleas. En cualquier caso, el gobierno ha rechazado que vaya a nacionalizar la gran banca, aunque el periódico señala que si se alcanza un acuerdo con el Citigrouo se abriría una puerta para que el estado pueda tener participación en otras entidades.

Bancarrota de GM y Chrysler

Saliendo del sector financiero, asesores externos del Tesoro han aconsejado a los responsables de este organismo la búsqueda de fondos por importe de 40.000 millones de dólares (31.750 millones de euros al cambio actual), para hacer frente a una eventual suspensión de pagos de General Motors y Chrysler.

No obstante, los directivos del Tesoro implicados en los contactos con bancos y otros posibles prestamistas tienen como primer objetivo facilitar la reestructuración de los dos grupos automovilísticos sin recurrir al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, informa el diario Wall Street Journal. En todo caso, según fuentes conocedoras de la situación que cita este diario, la Administración Obama cree que la posibilidad de General Motors y Chrysler se acojan al concurso de acreedores "debe ser considerada seriamente".

"Todas las opciones están sobre la mesa en estos momentos", añaden las mismas fuentes, según las cuales el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no quiere ver más pérdidas masivas de empleo en la industria de automoción.

En este contexto, el objetivo inicial del Tesoro es que los bancos de negocios proporcionen a GM y Chrysler créditos con avales oficiales, que se destinarían a pagar los 17.400 millones de dólares (13.800 millones de euros) concedidos a los dos gigantes de Detroit por la Administración Bush. Según las estimaciones del Gobierno, la quiebra de los fabricantes podría suponer al erario un coste de unos 125.000 millones de dólares (unos 100.000 millones de euros), si bien expertos en procesos concursales no creen que se alcanzara una cifra tan elevada.

Francia destina hasta 5.000 millones para la fusión de Caisse d'Epargne

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, ha anunciado hoy que el Estado inyectará "entre 2.500 y 5.000 millones de euros suplementarios" en forma de préstamos subordinados convertibles en acciones a la nueva entidad que surja de la fusión entre Caisse d'Epargne y Banque Populaire, una operación que culminará esta misma semana.La fusión dará así lugar al segundo grupo bancario francés al frente del cual podría situarse el secretario general adjunto del Elíseo, François Pérol, según adelanta hoy la prensa económica gala y critica la oposición. La titular de Economía no ha querido comentar "rumores de mercado" pero ha dado a entender que su nombramiento sería una elección que respondería a criterios "de confianza y competencia".Además, ha resaltado la importancia de que el Estado pueda tener "representantes dignos de confianza y dotados de competencia" cuando pone dinero público en un establecimiento bancario. "Si fuera él me parecería una elección de confianza y de competencia", ha dicho la ministra a Europe 1.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS