Pioneer se suma a los recortes de plantilla con 10.000 despidos

El fabricante japonés abandona el plasma y se centrará en la electrónica para el automóvil

La empresa japonesa de electrónica Pioneer ha anunciado hoy que recortará 10.000 empleos en todo el mundo, 6.000 de ellos fijos, y que se retirará del mercado de las pantallas planas de televisión a causa de la crisis económica. La compañía es el último gigante nipón en anunciar recortes de miles de empleos en todo el mundo, como ya hicieron recientemente Panasonic (15.000), Sony (16.000), Nec (20.000) o Nissan (20.000), así como fuertes rebajas de producción.

El fabricante de productos electrónicos ha revisado hoy a la baja su expectativa de resultados para el año fiscal que concluye en marzo y prevé registrar unas pérdidas netas de 130.000 millones de yenes (1.443 millones de dólares) frente a los 78.000 millones de yenes (866 millones de dólares) que calculaba en octubre. Para hacer frente a la crisis, Pioneer quiere "transformarse en una empresa centrada en el negocio de la electrónica para el automóvil".

Por este motivo, dejará de producir antes de marzo de 2010 pantallas de plasma de televisión, división que era deficitaria, y también de desarrollar productos de uso doméstico. Sus recortes de empleo se aplicarán este año y serán de 6.000 trabajadores a tiempo completo y 4.000 a tiempo parcial en todo el mundo. La empresa basada en Tokio tiene ahora 36.900 empleados fijos y entre marzo y diciembre ya recortó otros 5.900 puestos de trabajo.

Además, Pioneer ha decidido dejar de pagar primas a los ejecutivos y recortar entre un 20 y un 50% sus salarios desde este mismo mes y hasta marzo de 2011. Según la agencia local Kyodo, éste será el quinto año consecutivo que Pioneer registre números rojos, debido a la fuerte apreciación del yen y las débiles ventas causadas por la crisis.

Calcula unas pérdidas operativas de 69.000 millones de yenes (766 millones de dólares), frente a la previsión de 17.000 millones de yenes (188 millones de dólares) de octubre, y unas ventas de 700.000 millones de yenes (7.773 millones de dólares), frente a los 560.000 millones de yenes (6.218 millones de dólares) de hace tres meses.

En el último trimestre de 2008, la empresa tuvo una pérdida neta de 26.150 millones de yenes (290 millones de dólares) y unas pérdidas operativas de 10.720 millones de yenes (119 millones de dólares), frente al beneficio del mismo período de 2007.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS