Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'FT' revela tensiones en EADS por la integración de la filial española de defensa

El diario vincula el retraso en el A400M al deterioro de las relaciones entre los países accionistas

La integración de la división española de aviación militar del grupo EADS, que acarrea el lastre del retraso en el proyecto estrella del A400M, está provocando disputas en el fabricante aeronáutico europeo, según informa hoy el periódico Financial Times. El conflicto en la matriz de Airbus, añade el rotativo, amenaza con causar tensiones nacionales en este importante grupo de defensa europeo y entre sus accionistas, principalmente franceses y alemanes, aunque también españoles. Desde la empresa, han respondido que dicho proceso de fusión supone únicamente un cambio nominativo que proporcionará a Airbus una "rama civil y una rama militar, que hasta ahora no tenía".

Principalmente, EADS tiene dificultades para recuperar el control del programa de transporte militar A400M, el mayor proyecto de colaboración en materia de defensa entre los países y que lleva al menos tres años de retraso, con el aumento de costes valorado en miles de millones de euros adicionales que esto supone, asegura el diario. Además, las últimas informaciones apuntan a que no estará listo hasta 2012.

La integración, anunciada el pasado diciembre, está pensada para que Airbus, con sede en Toulouse (Francia), pueda asumir el control directo de las operaciones de aviación militar del grupo en España. No obstante, según el Financial Times, hubo tensiones entre el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, y el jefe de la división militar, Carlos Suárez.

Al referirse a la integración del negocio con base en España en Airbus, Enders indicó al periódico que las relaciones fueron complejas pero que serán afrontadas. Al parecer, Enders no está satisfecho con el progreso del programa A400M, añade el periódico británico.

La disputa puede causar otro problema político para EADS, que ha sido centro de batallas entre sus accionistas franceses y alemanes. Por su parte, el Estado español aún conservará el 5,5% del grupo. En este punto, el Financial Times añade que, tras la creación del grupo aeronáutico a partir de las distintas empresas que había en estos países, se decidió que la división militar se ubicase en España "en parte para satisfacer las sensibilidades nacionalistas entre accionistas".

Al ser preguntado sobre los rumores de una disputa con Suárez durante una conferencia en Múnich el pasado fin de semana, Enders declinó hacer comentarios sobre este punto. Por su parte, desde la empresa respondieron ayer al diario que "EADS no está al tanto de ningún asunto político con el gobierno español sobre la integración de la división militar. Carlos Suárez está aún totalmente a cargo. Aún estamos en proceso de integrar nuestra división militar en Airbus".

Hoy, EADS ha reiterado que el consorcio está "pendiente de alcanzar un acuerdo" con los constructores del motor TP400 de la aeronave -diseñado de forma conjunta por el grupo galo Snecma, Rolls Royce y la firma alemana MTU- y que se encuentra actualmente negociando con la OCCAR un calendario para las primeras entregas, tres años después del primer vuelo de prueba, del que "aún no hay fecha confirmada".