Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los efectos de la crisis

La economía de EE UU registra su mayor retroceso en 26 años

El PIB de la primera potencia cae un 3,8% en el cuarto trimestre de 2008, pero las previsiones apuntaban a un desplome del 5,4%

La economía estadounidense se encamina a la crisis más profunda desde la Gran Depresión tras cerrar el cuarto trimestre de 2008 con su mayor retroceso en 26 años. El desplome del consumo, del que dependen dos terceras partes del crecimiento, ha llevado al PIB de EE UU a ceder un 3,8% en este periodo y, aunque la inercia permite salvar el balance anual, el dato de los últimos tres meses del ejercicio deja a la primera potencia mundial en el camino de la recesión. Sin embargo, la mayoría de los analistas había calculado que la contracción sería superior, del 5,4% entre octubre y diciembre.

Según los datos hechos públicos este viernes por el Departamento de Comercio, el dato del cuarto trimestre sitúa en el 1,3% el crecimiento en el conjunto del año, el nivel más bajo desde la crisis de 2001, cuando creció un 0,8%. Las previsiones para 2009 son poco optimistas, puesto que auguran una contracción de entre el 1 y el 1,6% del PIB.

Pese a que se requieren tres trimestres de contracción para que haya una recesión, la Oficina Nacional de Economistas de EEUU dictaminó hace unos meses que la recesión comenzó en EEUU en diciembre de 2007, a la vista del deterioro de varios indicadores, entre ellos el empleo.

Consumo y leve subida de Wall Street

Un indicador de la inflación al que se presta mucha atención como es el dato del índice del consumidor se ha moderado y ha registrado en el último trimestre una subida, excluidos los alimentos y los combustibles, del 0,6%, frente al 2,4% del trimestre anterior.

La subida de los inventarios de las empresas ha contribuido en 1,3 puntos porcentuales al crecimiento del PIB, lo que ha compensado parcialmente la caída del gasto de los consumidores, del 3,5%. Otros factores que contribuyeron al PIB fueron el aumento de las exportaciones y las devoluciones de impuestos que el gobierno hizo llegar a más de 130 millones de contribuyentes a mediados del año pasado, y que le supuso el desembolso de unos 168.000 millones de dólares.

La bolsa de Nueva York ha respondido a a la contracción de la economía estadounidense con una leve tendencia al alza en su apertura y el Dow Jones de Industriales subía un 0,45%. Ese índice, que agrupa a algunas de las mayores empresas estadounidenses, sumaba 36,32 puntos y se situaba en las 8.185,32 unidades. El mercado Nasdaq avanzaba el 1% (15,43 puntos) hasta los 1.23,27 enteros y el selectivo S&P 500 subía el 0,7% (5,89 puntos) y llegaba a 851,03 unidades.

Obama se compromete a impulsar el movimiento sindical

El presidente de EE UU, Barack Obama, se ha comprometido a impulsar el movimiento sindical dentro de un plan de ayudas para la clase media. "Debemos revertir la política contra los sindicatos de los últimos ocho años, porque no son parte del problema, sino de la solución", ha afirmado.

Obama ha anunciado la puesta en marcha de medidas para favorecer la presencia de los sindicatos en las empresas dentro de un programa del que se encargará el vicepresidente, Joe Biden, quien según ha confirmado Obama, se va a reunir inmediatamente con un gabinete para desarrollar políticas que favorezcan a la clase media. "Cuando hablo de la clase media no estamos olvidando a los pobres, que serán claves porque también forma parte de nuestro sueño". El presidente estadounidense ha asegurado que su plan de impulso a los sindicatos y a la clase media no es incompatible con ser "competitivos".

"No podemos arrastrar los pies" a la hora de tomar medidas, ha indicado Obama, que ha garantizado que se crearán puestos de trabajo, "pero no cualquier trabajo, sino empleos de calidad". El presidente de EE UU ha calificado la crisis como un "desastre continuo"

para las familias, por lo que clase política debe actuar "con rapidez y osadía" para hacerle frente.

Más información