Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kraft anuncia el cierre de la fábrica de quesitos 'El Caserío' en Menorca

La multinacional pretende despedir a 215 trabajadores en toda España

La multinacional Kraft Foods ha anticipado esta mañana a los representantes de sus 180 empleados de la histórica factoría quesera de Menorca, El Caserío, el fin de su actividad. Kraft contempla el traslado de la producción de los quesitos en porciones triangulares que se popularizaron a partir de los años 1950 a una planta de Bélgica. Otras reestructuraciones motivarán la pérdida de 30 puestos más en otros centro trabajo de la marca. El Caserío es uno de las principales centros de trabajo de Menorca.

"El impacto de la noticia para la isla es, proporcionalmente, igual que los despidos de Nissan en Cataluña", ha asegurado el dirigente de Comisiones Obreras, Ramón Carreras, que ha negado que la factoría esté en crisis y ha puesto como ejemplo la contratación de 30 empleados eventuales "para atender la demanda de un producto de precio medio en tiempos de recesión".

La compañía alimentaria ha atribuido el desmantelamiento a "la desaceleración del entorno económico, así como a un exceso de la capacidad productiva de sus fábricas en España y en su red europea de producción de queso fundido" y ha asegurado que intentó, sin éxito, vender la fábrica.

El Caserío fue adquirido en 1992 por Kraft Foods por 180 millones de euros cuando facturada 60 millones anuales, tenía cerca de 320 trabajadores y recogía la producción primara de 300 vaquerías. Los productos de queso rallado y fundido en lonchas y porciones se fabrican con piezas de queso y leche producida por casi un tercio de las ganaderías de Menorca.

Además del despido de los 163 trabajadores de su planta de Menorca, el recorte de puestos afectará a la plantilla de su fábrica leonesa de Hospital de Orbigo (25 empleos) y de la catalana de Montornés del Vallés (27 puestos de trabajo).