Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una China en crisis dejaría el precio del petróleo en 25 dólares

Merrill Lynch prevé un descenso drástico de los precios del crudo si el gigante asiático entra en recesión

Una de las características de la crisis que afecta a las economías de todo el mundo es su variabilidad y lo poco fiables que ha hecho las predicciones. Además, Bolsas y precios mundiales de alimentos y materias primas se han convertido en víctimas de la volatilidad, con grandes subidas y caídas similares en pocos días. Buen ejemplo de ello es el petróleo. Después de ser uno de los elementos claves de la crisis y llegar a principios de julio a los 146 dólares, el Brent, de referencia en Europa, ahora cotiza a 100 dólares menos, en torno a los 46 este miércoles y en poco más de 42 este jueves tras caer otro 7% y quedar en su nivel más bajo en 4 años. Algo similar ocurre con el Texas, de referencia en EE UU, que hoy ha cerrado a 43, 6 dólares.

Las perspectivas podrían ser mejores, o peores, depende para quién, si se cumplen las previsiones de Merrill Lynch, que prevé un contexto de petróleo a 25 dólares (19,8 euros, más o menos igual para el Brent que para el Texas, que se están comportando de manera similar). La previsión media es de 50 dólares para 2009, un año que estaría caracterizado por precios bajos en la primera mitad y cierta recuperación hacia final de año, según publica Financial Times.

Para que esto ocurra, China ha de caer en la misma recesión que ya amenaza al conjunto de la Eurozona y a EE UU y Japón. China se ha convertido en unos años en una de las mayores consumidoras de petróleo y materias primas del mundo y un descenso en la demanda de este país podría afectar a los precios del petróleo en todo el mundo. Unos precios que caen desde agosto, cuando la OPEP predijo una caída mundial de la demanda. China ya revisó recientemente sus previsiones de crecimiento a la baja, del 9,5% al 7,5%. No sería necesario que el gigante asiático entrase técnicamente en recesión: cualquier bajada drástica serviría para afectar a la demanda. No hay que olvidar que, por debajo del 7%, China destruye empleo.