Crisis financiera mundial

El déficit del Estado modera su avance al 1,24% del PIB

La crisis empieza a pasar factura a la Seguridad Social con una reducción del 2,73% de su superávit

Las cuentas del Estado han registrado hasta septiembre un déficit de 13.576 millones de euros, el 1,24% del PIB, consecuencia de la desaceleración económica, principalmente en el sector inmobiliario, ha informado hoy el Ministerio de Economía y Hacienda. Se trata del cuarto mes consecutivo con déficit que registran las cuentas del Estado, que en junio incurrieron en su primer saldo negativo desde el mismo mes de 2005, aunque se modera desde el 1,31% que alcanzó en agosto.

Así, entre enero y septiembre de este año, los ingresos del Estado han caído un 15,3%, hasta los 96.730 millones de euros, mientras que los gastos han aumentado un 8,3% con respecto al mismo periodo de 2007, hasta 110.306 millones de euros.

Más información
Las cuentas del Estado registran un déficit del 0,76% hasta octubre

Según ha explicado el secretario de Estado, de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, este saldo negativo es consecuencia de una situación económica peor que hace un año y de la inyección de liquidez a las familias y a las empresas, que hasta septiembre suponen un 1,2% del PIB y que ascenderá hasta el 2% a final de año.

El secretario de Estado no ha querido aventurar cómo cerraría el año y ha afirmado que el Gobierno mantiene su previsión contenida en los Presupuestos de un déficit del 1,6%, aunque ha subrayado que a final de año, cuando se elabore el cuadro macroeconómico, habrá que revisarla.

En términos de caja, una metodología contable en la que se anotan los ingresos y pagos que efectivamente se han realizado durante ese periodo, el Estado alcanzó en los primeros nueve meses del año un déficit de 13.009 millones de euros, frente al superávit de 10.169 millones obtenidos en el mismo periodo de 2007. En cuanto a los ingresos no financieros, que aportan datos tanto del Estado como de las entregas a cuenta de las Administraciones Territoriales (comunidades autónomas y corporaciones locales), su recaudación neta ascendió a 139.376 millones de euros, un 8,9% menos que en 2007, debido a los cambios normativos introducidos y a la peor evolución de las bases imponibles de los impuestos.

Según Ocaña, el impacto de las rebajas fiscales de este ejercicio y los cambios normativos de los últimos meses es de alrededor de 12.350 millones, que suponen una importante inyección de liquidez para las familias y las empresas en una situación de fuerte desacelración económica. Además, ha subrayado que se están adelantando las devoluciones, hasta alcanzar los 1.350 millones de euros, con lo que la inyección de liquidez hasta septiembre de este año ascendería a cerca de 13.700 millones de euros.

Como viene siendo habitual desde que el Estado entró en déficit a mitad de este año, los impuestos directos caen un 10,3% hasta los 75.899 millones de euros. Detrás de este descenso se encuentra la disminución en un 0,1% de la recaudación por IRPF con 52.569 millones, como consecuencia del descenso del primer plazo de la declaración de la renta del ejercicio 2007, de la rebaja del tipo efectivo del IRPF y del aumento del número de devoluciones. Además, en el Impuesto de Sociedades se obtuvieron 20.703 millones, un 29,5% menos, debido a los cambios normativos y a la desaceleración de los resultados empresariales.

De su parte, los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 53.081 millones de euros, un 9,7% menos. En este apartado, el parón de las operaciones inmobiliarias, la contracción de la actividad e las pymes y el frenazo del consumo, así como el nuevo régimen para los grupos de entidades y de las devoluciones, siguen lastrando la recaudación del lVA, que ha bajado un 13,4% hasta los 36.044 millones de euros.

Una "atonía" que preocupa a Ocaña, ya que, según ha destacado, cae más que el consumo de los hogares. No obstante, se ha mostrado confiado en que "más antes que después" toque fondo. Por su parte, los impuestos especiales se han reducido un 0,6% hasta los 14.679 millones, con alzas en las tasas al tabaco (4,7%) y un descenso similar en el de hidrocarburos por culpa de la carestía del petróleo -el dato de septiembre refleja el consumo de agosto-.

Destaca que, a finales de septiembre, el Estado tenía una necesidad de endeudamiento de 18.103 millones, mientras que en el mismo periodo del año anterior tenía una necesidad de endeudamiento de 1.735 millones.

La Seguridad Social también sufre el alza del paro

Por su parte, las arcas de la Seguridad Social empiezan a resentirse de la crisis y el alza del paro con el primer descenso en su superávit desde el inicio de las turbulencias financieras hace ahora 18 meses, aunque mantiene los excedentes. Según ha informado hoy el Ministerio de Trabajo e Inmigración, la tesorería del sistema ha registrado un superávit a cierre de septiembre de 17.273,75 millones de euros, por primera vez inferior (un 2,73%) a la registrada en el mismo periodo del año anterior.

Este superávit ha sido resultado de unos ingresos de 93.674,77 millones de euros, que han crecido un 7,95%, frente a unos gastos de 76.401,02 millones de euros, que han aumentado más: un 10,7%. Según Trabajo, como viene sucediendo en meses anteriores, los gastos previstos pendientes de imputación presupuestaria alcanzarán los 1.200 millones de euros, lo que implica disminución del superávit.

En términos de caja, la recaudación líquida ha sido de 91.708,73 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,85% respecto al ejercicio anterior, en tanto que los pagos han sumado 76.047,74 millones de euros, un 10,77% más.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS