Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Díaz Ferrán dice que "la situación es tan grave que las empresas reclaman aplazar las sanciones"

El presidente de la CEOE posterga la recuperación del crédito hasta dentro de dos años. -La morosidad de las sociedades se dispara un 130%

El impacto de la crisis financiera en la economía real está llevando a las empresas a una situación "tan grave" que algunas de ellas reclaman a la patronal que pida al Gobierno que aplace las sanciones cuando un empresario "comete un error". Este es el ejemplo que ha dado el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en una entrevista concedida a la Cadena Ser sobre el panorama económico. La situación "está mal, muy mal", ha resumido antes de apuntar que España estará "en recesión antes de fin de año".

El principal problema que afronta la economía española es, en su opinión, la restricción del crédito. Según Díaz Ferrán, la gran parte del capital que el Gobierno ha destinado al fondo de apoyo al sector financiero y la partida de 100.000 millones en avales para nuevos créditos "va a ir a parar en su mayor parte a solucionar los problemas de liquidez de las entidades" y, aunque confía en que una parte de este dinero caiga en manos de las empresas, calcula que "hasta dentro de dos años no va a ser fácil conseguir un crédito". Además, "será más caro y se van a exigir más garantías", lo que supone una dificultad añadida para las pymes, ha advertido.

Precisamente, según datos hechos públicos hoy por Crédito y Caución, la morosidad empresarial ha seguido acelerando su crecimiento en el tercer trimestre del año, hasta alcanzar en septiembre un incremento del 130,5% en comparación con los nueve primeros meses de 2007, ejercicio que cerró con una tasa de impagados del 15%. El futuro a medio plazo tampoco es muy alentador, ya que desde esta sociedad prevén que "se intensifique aún más en los próximos meses, en línea con las dificultades generales de liquidez asociadas a la crisis crediticia y la profunda reestructuración sectorial de la construcción y sus sectores anexos", y no mejorará, como mínimo, hasta 2010.

Por este motivo, Díaz Ferrán ha pedido que los planes de ayuda se pongan en marcha con la misma rapidez con la que han sido aprobadas y ha recordado su apuesta por crear una nueva línea del ICO para aliviar la tesorería de las empresas para poder seguir pagando los salarios y a sus proveedores y evitar la suspensión de pagos o el cierre. Según ha definido, se trata de buscar "medidas excepcionales para situaciones excepcionales", porque si no después habrá que gastarse el dinero en pagar subsidios por desempleo, ha augurado.

Críticas al "capitalismo especulativo"

En este punto, aunque ha mantenido su opinión de que la gestión privada es mejor que la pública ya que el capitalismo de las empresas "sigue funcionando bien" frente al "capitalismo especulativo" que está en el origen de la crisis financiera internacional, ha reclamado a los gobiernos (del Estado, autonómicos y locales) que establezcan los "marcos adecuados" similares a los de los países del entorno para que las empresas españolas sean competitivas ya que, según dijo, los beneficios empresariales son imprescindibles.

En cualquier caso, Díaz Ferrán se ha mostrado en contra de las subvenciones a las empresas, ya que consideró que podría llegar a convertirse en "competencia desleal" para con otras, aunque defendió determinadas ayudas a las pymes, como las necesarias para introducir nuevas tecnologías.

Preguntado sobre sus anteriores declaraciones a favor de una flexibilización del despido, Díaz Ferrán ha llamado la atención sobre el hecho de que "en España, no hay despido barato" pero se ha cuidado de no apuntar abiertamente a una flexibilización del mismo. "Las decisiones hay que buscarlas en el seno del diálogo social", se ha justificado antes de afirmar que el problema es atajar la falta de competitividad y productividad de las empresas. Despido libre no, pero sí ha apuntado que aboga por una "flexiseguridad" imilar a la establecida en otros países europeos. A su favor ha argumentado que mientras en Europa la remuneración es de 20 días trabajados de media, en España es más del doble.

"Nos están echando a gorrazos" de Argentina

Respecto a la decisión del Gobierno argentino de nacionalizar el sistema privado de pensiones, Díaz Ferrán ha criticado que "es malo para Argentina, para los empresarios y para toda Iberoamérica". "Nos están echando a gorrazos", ha asegurado tras señalar que en este caso no hablaba como líder de la patronal, si no como copropietario junto a Gonzalo Pascual de Marsans, compañía que negocia actualmente con el Gobierno argentino la venta de Aerolíneas Argentinas.

Preguntado sobre la próxima reunión financiera en Washington, a la que España no está invitada, Díaz Ferrán puntualizó que "es normal" porque no pertenece al "club del grupo de los veinte" y consideró necesario hacer un gran esfuerzo para intentar entrar en él.

Más información