Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solbes descarta la entrada de España en el capital de los bancos

El ministro de economía asegura que las entidades españolas no tienen "dificultades en términos de recapitalización"

El vicepresidente segundo y ministro de economía español, Pedro Solbes, ha descartado hoy la compra por parte del Gobierno de acciones de los bancos, porque en España las entidades financieras no tienen dificultades de recapitalización. "España no necesita hacerlo", ha declarado Solbes en una rueda de prensa en el Banco Mundial, donde participa en la asamblea anual de ese organismo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con estas declaraciones Solbes trata de marcar distancia de países como Reino Unido y Estados Unidos, que ya han anunciado oficialmente sus planes de entrar en el accionariado de entidades financieras. Francia, anfitriona de la cumbre extraordinaria de jefes de estado europeos de hoy sobre la crisis financiera, indicó ayer a través de su ministra de Economía, que es "muy probable" que los países europeos adquieran participaciones en la banca.

Crisis financiera mundial

El Gobierno español, en cambio, no seguirá esos pasos, según Solbes. "La compra de acciones de bancos se plantea cuando hay bancos que tienen dificultades en términos de recapitalización y por lo tanto hay que apoyar al banco. Esa no es la situación de España en este momento", ha reiterado el vicepresidente segundo. Solbes ha explicado que el Gobierno español sí es favorable a que se permita a otros países europeos la intervención directa en la banca. "Pensamos que la reconstitución del capital de los bancos es el punto fundamental para volver a ganar confianza y en consecuencia que el sistema funcione mejor", ha asegurado.

Uno de los principales temas sobre la mesa en la cumbre de París será la propuesta británica de que los gobiernos garanticen todos los créditos del mercado interbancario, en el que unos bancos se prestan a otros a corto plazo.

Solbes ha afirmado que es necesario diseñar un "modelo" para restablecer el funcionamiento de ese mercado, que está prácticamente parado, y ha calificado la idea británica como "una posición ingeniosa, que merece por lo menos ser estudiada".

Acerca de las previsiones económicas del FMI, que prevén que España entre en recesión el próximo año , el vicepresidente ha declarado que con los supuestos que maneja el Fondo "es posible" que se cumplan, aunque ha insistido en que "hay elementos positivos en la economía española que nos deberían permitir una situación algo mejor". Los cálculos oficiales prevén un crecimiento del 1 por ciento en el 2009, en lugar de la contracción del 0,2 por ciento que estima el Fondo.