Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero descarta ahora a los "campeones nacionales" de energía

El presidente apuesta por un sector europeo fuerte que garantice el suministro de todos los países de la UE en una entrevista con el 'Financial Times'

Tras el proceso de OPA's sobre Endesa durante la pasada legislatura, ahora, el presidente del Ejecutivo, José Luís Rodríguez Zapatero, ha dejado de lado su apuesta por los "campeones nacionales de la energía" que defendió durante la oferta fallida del grupo alemán E.ON por la primera eléctrica española a favor de una concertación entre el sector en el seno de la Unión Europea que garantice el suministro de todos los países.

Durante una entrevista concedida con el diario británico Financial Times y ante la incertidumbre que sobrevuela el futuro del sector en Europa con diversas operaciones corporativas en el horizonte, el presidente admite que "no podemos aspirar todos -los países- a tener campeones nacionales de la energía" con la excusa de garantizar este servicio público siempre que, añade, se refuerce la cooperación fronteriza entre los miembros de la UE.

"La energía nuclear es la solución más fácil, pero no la mejor"

"Endurecer las leyes no va a detener a los inmigrantes, pero mejorar la economía de estos países sí"

"Habrá un fuerte ajuste en el sector de la construcción, pero tenemos también muchos activos que garantizan la recuperación económica"

"Me gusta mucho -sobre Obama-. Europa y Estados Unidos deben compartir más objetivos"

Asimismo, Zapatero reitera en la entrevista su apuesta por fomentar las energías renovables, que el periódico económico recuerda que han llegado a aportar el 40% de la energía en España, para mejorar y garantizar el suministro. Además, destaca la necesidad de mantener buenas relaciones con Rusia por sus reservas de gas e intensificar la colaboración con el norte de África, al que otorga un importante papel en el futuro, sobre todo para los mercados del sur de Europa.

Sobre la energía nuclear, el presidente ha vuelto a asegurar que no se construirán nuevas centrales nucleares en España por su alto coste pero también porque un país vulnerable a las sequías no tiene suficiente agua para refrigerar los reactores. "Es la solución más fácil, pero no es lo que mejor conviene a los intereses españoles a largo plazo", ha sentenciado a la vez que ha reseñado que frena la inversión en renovables.

Optimismo frente a la crisis

Ya fuera del tema energético, el presidente español dedica buena parte de la entrevista a defender con optimismo el potencial de la economía española para superar el actual momento de de desaceleración provocada por la crisis inmobiliaria, las turbulencias financieras y la carestía de las materias primas y el petróleo en los mercados internacionales.

"Habrá un fuerte ajuste en el sector de la construcción, pero tenemos también muchos activos que garantizan la recuperación económica", ha admitido.

En este punto, Zapatero ha recordado que para capear la tormenta España cuenta con unas cuentas públicas saneadas que permiten, a su vez, tomar medidas puntuales para reactivar el consumo, aumentar la inversión pública y seguir generando riqueza, un sistema financiero sólido con unos bancos y cajas que han sabido salir airosos de las tensiones de crédito y el clima de paz social -apartado en el que descarta tajantemente el desmantelamiento de la negociación colectiva-.

Un conjunto de factores, ha resumido Zapatero, que permite afrontar las reformas necesarias para reactivar la economía y recuperar en dos años el potencial de crecimiento de la economía.

Así, tras recordar que España se ha convertido en el tercer país del mundo por detrás de Estados Unidos y Francia en cuanto al volumen de inversión (4.500 millones de euros), el jefe del Ejecutivo fija en el aumento de la competitividad el principal reto de la economía española. En este punto, ha anunciado que este mes anunciará además reformas que incluirán una reducción del 30% de la burocracia que soportan las empresas así como medidas destinadas a la liberaliación del transporte de mercancías, el sector energético y las telecomunicaciones.

Llamamiento a una política común sobre inmigración

Sobre otro de los temas más candentes en el seno de la UE, la política sobre migración, el líder socialista español abogar por acordar una postura común entre los países miembros para frenar la inmigración ilegal aunque, advierte, "endurecer las leyes no va a detener a los inmigrantes, pero mejorar el desarrollo económico de estos países sí".

De este lado, Zapatero asegura que las diferencias ideológicas con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, o el presidente francés, Nicolas Sarkozy -que sí se han mostrado a favor de recrudecer la lucha contra los sin papeles- son "más pequeñas" de lo que aparentan las declaraciones públicas.

En otro orden de cosas, Zapatero afirma que le gustaría ver al aspirante demócrata norteamericano Barack Obama en la Casa Blanca y que, aunque las relaciones entre Europa y EE UU son buenos, debería compartir más objetivos.