Corbacho abre el diálogo social

El ministro se reúne con los agentes sociales para atajar el deterioro del mercado laboral

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha abierto hoy el diálogo social con una reunión con representantes de los sindicatos CCOO y UGT y de las patronales CEOE y Cepyme.

La reunión tiene como objetivo presentar a los agentes sociales el nuevo equipo del Ministerio encargado de cuestiones laborales, en el que se mantiene el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, y al que se ha sumado la nueva secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo.

Por su parte, las patronales y los sindicatos quieren trasladar al Gobierno cuáles son sus prioridades con vistas al desarrollo del diálogo social en esta legislatura.

Desde UGT, asisten el secretario de Acción Sindical, Toni Ferrer; el de Empleo y Protección Social, Jesús Pérez; la de Coordinación de Políticas Territoriales y Formación para el Empleo, Teresa Muñoz, y la de Salud Laboral y Medio Ambiente, Dolors Hernández.

Más información
Corbacho se reúne con los agentes sociales

La delegación de CC OO, de su lado, está encabezada por el secretario de Acción Sindical y Políticas Sectoriales, Ignacio Fernández Toxo, y la secretaria de Empleo, Lola Liceras.

En representación de las patronales asisten los secretarios generales de las organizaciones: Juan Jiménez Aguilar por parte de CEOE y Elías Aparicio de Cepyme.

Antes de acudir a la cita, el ministro del ramo, Celestino Corbacho, ha adelantado hoy que, ante la crisis de empleo, el Gobierno desarrollará "un programa que facilite el retorno de los extranjeros a sus lugares de origen si así lo desean", iniciativa que irá acompañada con la búsqueda de nuevos puestos de trabajo en "sectores emergentes".

En declaraciones a la Cadena Ser, el ministro ha señalado, asimismo, que la inmigración es "un fenómeno que hay que controlar y gobernar porque de lo contrario acabaría afectando negativamente" a los españoles y a los propios inmigrantes.

Además, Corbacho ha advertido de que no "mirará para otro lado ante la inmigración irregular e ilegal" y ha manifestado, como ya ha dicho en tantas otras ocasiones, que a España pueden llegar "todos los inmigrantes que hagan falta, pero todos con contrato de trabajo".

Más optimista ha sido su antecesor en el cargo, Jesús Caldera, quien ha afirmado hoy que no siente una "grave preocupación" por la evolución del desempleo, pues "seguramente" la economía española volverá a recuperar "la senda" en un par de años. Es un dato "malo", pero la situación "no es catastrófica", ya que, según ha dicho, "el núcleo duro" de los trabajadores mantienen su estabilidad laboral y sus salarios.

"Nos acercaremos a un paro del 10%, como prevén los organismos internacionales, cifra que está por debajo de nuestra media histórica. Pero seguramente en un par de años volveremos a recuperar la senda. Por eso para mí no es una grave preocupación", ha explicado.

EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS