Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llenar el depósito de gasoil cuesta ya más de 63 euros

El carburante más empleado en España vuelve a máximos al borde de los 1,15 euros el litro

El precio del gasóleo de automoción ha alcanzado un nuevo máximo histórico en España, al situarse en 1,1498 euros por litro, impulsado por la escalada del precio del barril de petróleo, según datos del último Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE). Este repunte hace que llenar el depósito, cuya media es de 55 litros, con gasoil cueste por primera vez más de 63 euros, 11 euros por encima de lo que costaba hace un año.

El gasóleo acumula así una subida del 8% en lo que va del año y vuelve a los máximos que marcó el precio del litro a mediados del pasado mes de marzo (1,1496 euros) en plena Semana Santa.

Así, el precio del gasóleo de automoción en España se mantiene una semana más y como viene ocurriendo desde el pasado 10 de marzo por encima del de la gasolina sin plomo 95, el otro de los carburantes más demandados en España, cuyo precio volvió a subir esta semana hasta 1,1306 euros el litro, marcando su máximo anual y acercándose a sus máximos históricos de mediados de 2006 (1,137 euros).

Pese al repunte de los carburantes, los precios después de impuestos en España continúan por debajo de la media de la Europa de los Veintisiete y de los Quince. La súper 95 cuesta en la UE una media de 1,327 euros y en la zona euro 1,347 euros, mientras que el precio del gasóleo de automoción es de 1,280 y 1,264 euros, respectivamente.

Ante este panorama, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha reclamado al Gobierno que incluya medidas para compensar el alza de los carburantes a los sectores afectados y a los consumidores dentro del plan de choque para reactivar la economía, que aprobará mañana.

La portavoz de la organización de consumidores, Ileana Izverniceanu, ha asegurado que dichas medidas deberían contemplar ayudas directas y rebajas fiscales no sólo para los sectores afectados como los transportistas o los taxistas, sino también para los consumidores.

En su opinión, la subida del gasóleo es una "mala noticia" para el "maltrecho" bolsillo de las familias, con un poder adquisitivo "mermado" por el actual escenario de desaceleración económica.

Según ha señalado, el alza de los carburantes afecta de forma directa e indirecta a los consumidores, ya que éstos no sólo tienen que repostar sus vehículos, sino hacer frente a las subidas de productos afectados por la subida del combustible.