Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno alemán afirma que ha sido "el mejor negocio" comprar los datos de defraudadores

"He invertido cuatro millones y voy a recuperar 300", ha afirmado el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, tras haber recibido críticas por adquirir a un anónimo un DVD con la información de los estafadores

El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, considera que la compra del DVD en que figuraban los datos de cerca de 700 alemanes sospechosos de desviar sus ahorros a Liechtenstein, para evadir al fisco, ha sido "el mejor negocio" de su vida.

"He invertido cuatro millones de euros y voy a recuperar 300. Es sensacional", ha afirmado el ministro en la edición de hoy del periódico Frankfurter Rundschau.

Desde el gobierno alemán, han insistido en las últimas semanas en la legitimidad de su método de obtención de estos datos, que fueron adquiridos a un informante anónimo que proporcionó nombres y datos bancarios de los sospechosos.

Steinbrück ha defendido que, aunque desde su partido, la formación Socialdemócrata (SPD) ha recibido críticas por la adquisición del DVD, el 95% de los "ciudadanos normales" le han felicitado por ello.

"La mayoría de los alemanes creen que habría sido estúpido por mi parte si no hubiera comprado esos datos", ha apuntado el ministro, quien ha señalado que con esta investigación contribuirá a que los altos empresarios "se atengan a las normas por las que se rigen todos los demás".

España, también afectada

Durante la semana pasada se realizaron registros en centenares de domicilios privados y oficinas, así como sucursales bancarias en Alemania, que hasta ahora dieron con cerca de un centenar de confesiones y más de 70 autoinculpaciones.

La fórmula de la autoinculpación permite en Alemania resolver esos delitos sin proceso judicial, siempre que la denuncia se produzca antes de que se haya descubierto el delito.

El escándalo ha adquirido entretanto una dimensión internacional, pues en el disco de almacenamiento se encontraban también datos de ciudadanos de otros muchos países, entre ellos España.