Las críticas de China obligan a Citröen a retirar el anuncio de Mao

La multinacional pide disculpas por el uso retocado del retrato más popular del dirigente comunista

El fabricante de automóviles Citroën se ha disculpado públicamente por el uso que ha hecho de la imagen de Mao Zedong en un anuncio aparecido en varias publicaciones españolas y en el que se congratulaba por sus buenos resultados comerciales, campaña que ha suscitado críticas en China y que ha sido retirado, según informa Reuters.

"Es cierto, somos los líderes, pero en Citroën la revolución nunca termina", reza el anuncio bajo un título en el que se puede leer la cita bíblica de "al César lo que es del César" y en el que aparecía la imagen retocada de un Mao más sonriente de lo habitual.

Según el diario chino Global Times, el fabricante francés se ha disculpado en una carta en la que "manifiesta su arrepentimiento por cualquier inconveniente causado y pide perdón por todo el daño que haya podido causar".

De acuerdo con el periódico y el diario South China Morning Post, los ciudadanos chinos que han tenido acceso al conocido retrato de Mao tras su paso por las manos de los creativos de la casa francesa han manifestado su disgusto. "No sólo insulta al presidente Mao, sino a toda la nación china", resume una nota colgada en la web www.tianya.com. "Mao es un símbolo de China y el uso que se da en el anuncio es una falta de respeto a todo el país", añaden.

Convertido en símbolo pop de la mano de Andy Warhol, el retrato del Gran Timonel que cuelga en la entrada sur de la Ciudad Prohibida, en plena plaza de Tiananmen, sigue sin perder su poder de fascinación en Occidente. Justo en su número especial de Navidad, la prestigiosa revista The Economist escogía como portada la imagen de un Mao tocado con un gorro de Papá Noel.

No obstante, la mayoría de ciudadanos de la República China conservan la admiración hacia Mao, al que responsabilizan de la unión del país después de la caída de los nacionalistas apoyados por EE UU en 1949. En la actualidad, los historiadores de fuera del país acusan al dirigente comunista chino de la muerte de millones de chinos a través de la persecución política y de haber hundido la economía china gracias a su desacertada política.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS