Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OPEP ignora los postulados de Chávez

La declaración de la cumbre de jefes de Estado obvia el debate sobre el dólar y trata de tranquilizar a los países occidentales al garantizar un suministro adecuado

La OPEP adoptó hoy la Declaración de Riad con el compromiso de garantizar un suministro adecuado del mercado internacional de petróleo y contribuir a mitigar el cambio climático, así como proveer energía para un desarrollos sustentable.

Con la lectura del documento se clausuró en la capital saudí la III Cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróle (OPEP), marcada por los precios en los umbrales de los cien dólares el barril y el fuerte debilitamiento del dólar. Además, la participación del presidente de Ecuador, Rafael Correa, en esta reunión rubricó la reincorporación de esa nación andina a la OPEP, agrupación que había abandonado en 1992.

La declaración destaca especialmente la importancia de lograr la estabilidad del mercado mundial de crudo, "no sólo para la conservación de los recursos, sino también para nuestro desarrollo económico y social".

"Continuar proveyendo suministros de petróleo adecuados, en tiempo, económicos y fiables a los mercados mundiales" es uno de las prioridades recogidas en la declaración con el fin de estabilizar los mercados, pero también se pide a los gobiernos de los consumidores adoptar "políticas comerciales transparentes, no discriminatorias y predecibles".

Luego de que el secretario general de la OPEP, Abdalá Salem El-Badri, recibiera un aplauso del plenario tras leer ante los jefes de Estado y Gobierno de la OPEP el texto de la declaración, centenares de periodistas se abalanzaron sobre el presidente venezolano, Hugo Chávez. "La caída del dólar es la caída del imperio. Tenemos que estar preparados para eso", dijo éste.

La situación del dólar se convirtió en la manzana da discordia de este encuentro desde el pasado viernes, cuando las diferencias entre los ministros de la organización quedaron patentes al filtrarse por error las imágenes de una reunión a puerta cerrada.

Venezuela e Irán lideraban el grupo de países que querían incluir una cláusula para instruir a los ministros de Finanzas de los trece países miembros a que estudien los efectos negativos que tiene la depreciación del billete verde en sus economías, altamente dependientes del petróleo, dado que esta materia cotiza en dólares. Pero Arabia Saudí se impuso finalmente con su rechazo a la más mínima mención del dólar en el texto final. Esta mañana, Correa declaró en rueda de prensa que el petróleo "tiene que comercializarse en una moneda dura".

Tras la discusión trascendida a la prensa el viernes, durante la reunión preparativa de la OPEP, el precio del crudo cerró al alza, por encima de los 95 dólares el barril en Nueva York, al tiempo que el dólar experimentó un nuevo descenso frente al euro.

Según el ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, el principal punto del documento es "la estrategia a largo plazo de la organización" para estabilizar el mercado petrolero. "Es la primera vez que se menciona esto en una declaración de este tipo, con orientaciones claras para los ministros en el futuro. Es decir, la estabilidad del precio, la estabilidad del mercado, es el asunto más importante para nosotros", dijo Jelil.

Esta ha sido la tercera cumbre de la organización en sus 47 años de historia. La primera se celebró en Argel en 1975 y la segunda en Caracas, en 2000.