Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leche un 10% más cara, y gracias

La industria láctea asegura que sólo ha subido el precio una cuarta parte de lo que lo podría haber hecho

El director general de la Federación Española de Industrias Lácteas (Fenil), Luis Calabozo, asegura que sólo se ha trasladado al consumidor una cuarta parte de la subida que han sufrido ellos del precio de la leche en origen.

Ante las denuncias de los consumidores, Calabozo ha indicado que entre abril y julio de 2007 el precio pagado a los ganaderos por la industria se incrementó un 40%, mientras que la lecha se ha encarecido entre agosto y septiembre alrededor de un 10%.

Por ello, ha rechazado que los incrementos producidos en septiembre puedan deberse a movimientos especulativos o a concertaciones de precio, y ha defendido que en su sector lo que existe es una competencia feroz.

Según el representante de la industria láctea, existe una gran competencia en el aprovisionamiento de la materia prima (compra a los ganaderos) y en la venta del producto final a la distribución. De hecho, señala que, con esta situación, los márgenes de la industria se verán muy afectados por la crisis de oferta que ha generado miedo al desabastecimiento.

Para Calabozo, el incremento de la leche en origen reside en la cuota láctea permitida por la UE a España, que cubre únicamente un 65% de la demanda interior, frente a lo que ocurre en otros países como Alemania o Francia que tienen excedente o Irlanda, donde la cuota multiplica por seis la demanda interna.

Además, esta escasez de cuota se junta con un contexto internacional donde la demanda se ha incrementado de forma muy significativa por el tirón de países emergentes, como China o la India, y la mala campaña en Australia y Nueva Zelanda.