_
_
_
_

Repsol cierra esta semana la venta de su torre de la Ciudad Deportiva

La petrolera tiene previsto completar la operación en los próximos días por unos 700 millones de euros

Repsol YPF prevé cerrar esta semana la venta de la torre que construye en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, en el Paseo de la Castellana de la capital, según han informado fuentes del sector inmobiliario.

Caja Madrid se perfila como eventual adjudicatario del inmueble, actualmente en construcción, con cuya enajenación la petrolera podría ingresar más de 700 millones de euros. Además de la entidad que preside Miguel Blesa, pujan por este activo inmobiliario Colonial, inmobiliaria controlada y presidida por Luis Portillo; Pontegadea, inmobiliaria de Amancio Ortega, y Sacyr Vallehermoso. No obstante, el grupo que preside Luis del Rivero, primer accionista de Repsol YPF con el 20% de su capital, sólo estaría interesado en la torre de su participada en caso de que se venda ya alquilado a un único arrendatario.

Goldman Sachs y la consultora Aguirre Newman son las firmas encargadas de asesorar la desinversión, que reportará importantes plusvalías a la petrolera. El rascacielos de Repsol forma parte de un complejo de cuatro torres de 250 metros de altura que se levantan en los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, en el Norte de la capital. Se da la circunstancia de que Sacyr Vallehermoso ya es titular y promotor de una de estas torres. Las otras dos son de Inmobiliaria Espacio (Grupo Villar Mir) y de Mutua Madrileña. Por su parte, Caja Madrid es propietaria de una de las torres de la Puerta de Europa de la Plaza de Castilla de la capital (popularmente conocidas como 'torres Kio'), próxima al nuevo complejo de rascacielos.

Con la firma de Norman Foster

El rascacielos de Repsol YPF se construye a partir del diseño del arquitecto británico Norman Foster. Contará con 45 plantas, con tres volúmenes destacados en las fachadas. ACS y FCC son las encargadas de su construcción, una obra presupuestada en unos 350 millones de euros. La torre estaba inicialmente destinada a albergar las oficinas de la sede central de Repsol YPF en Madrid.

Su venta es por lo tanto consecuencia de la decisión de la compañía de replantearse esta decisión y ubicar sus instalaciones en un complejo con una estructura más horizontal que construirá en la zona de zona de Méndez Alvaro de Madrid. La compañía cuenta en la actualidad con una docena de edificios de los que tan sólo dos son de su propiedad: el centro tecnológico de Móstoles y el de sistemas ubicado en Tres Cantos. En el último año se ha desprendido de un total de cuatro activos inmobiliarios: dos plantas y dos edificios.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_