Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea rebaja las previsiones de crecimiento y advierte sobre el déficit público

El organismo pide a los Estados que saneen sus cuentas públicas, y advierte que esta, y no la nueva política monetaria, tiene que ser la principal preocupación de los miembros respecto al crecimiento económico

El crecimiento económico de la zona euro en el primer trimestre de 2006 no ha dado sorpresas, ni buenas ni malas, y se ha confirmado en el 0,6% trimestral que marcaban las previsiones. Pese al dato, relativamente bueno, la Comisión Europea ha anunciado hoy tras dar a conocer el dato, que procede a rebajar sus estimaciones de crecimiento para el segundo y el tercer trimestre de este año. El crecimiento anual será del 2,3%, pero la CE advierte de que el déficit público de muchos países puede arruinar la recuperación.

De este modo, el organismo que preside Durao Barrosos recorta el crecimiento del PIB que le calcula a la zona euro en el segundo trimestre desde la horquilla del 0,5 al 0,9% a la del 0,4-0,8%. De julio a septiembre revisa igualmente a la baja las previsiones y donde estimaba un 0,5-0,9% , prevé ahora un 0,3-0,7%. Para terminar de redondear los cálculos, indica que el año acabará con un crecimiento trimestral del 0,5-1,0%, frente al 0,4-1,0% inicialmente previsto.

Junto con la publicación de los datos, la Comisión ha emitido un comunicado en el que advierte de que si los países de la zona euro no consiguen reducir el déficit público, la recuperación económica puede correr riesgo. En Bruselas preocupa especialmente que, mientras el BCE sigue aumentando los tipos, y desaparece el estímulo a la economía que supone un dinero barato, los Estados no estén saneando sus cuentas públicas.

El llamado "Ejecutivo Comunitario" explica además que la preocupación por un frenazo del crecimiento no debe girar alrededor del BCE, sino en los números rojos de los miembros. "El verdadero motivo de preocupación es que el fracaso en el ajuste (presupuestario) mine las condiciones que posibilitan un crecimiento económico continuado en la zona euro".