Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 400.000 temporales pasarán a ser fijos entre julio y diciembre, según Caldera

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales prevé que la reforma laboral se financie "casi exclusivamente" con cotizaciones sociales.- Se endurecerán los requisitos para la jubilación parcial

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ha asegurado hoy que, en el último semestre del año, "al menos 400.000 trabajadores temporales pasarán a ser fijos", gracias al "plan de choque" de la reforma laboral que incentiva las conversiones al empleo indefinido. También se ha referido a la reforma de la Seguridad Social, y ha afirmado que se trabaja para endurecer los requisitos de la jubilación parcial, y se abordará en breve el tratamiento de las pensiones de viudedad.

En un acto con periodistas, Caldera ha añadido que, a partir del 1 de enero de 2007, "varios cientos de miles" de trabajadores con contrato temporal que pasarán a ser fijos en un plazo de dos años, afectados por el resto de las medidas de la reforma laboral.

El ministro, que ha calificado la reforma -que entrará en vigor el 1 de julio- como "ambiciosa y equilibrada", ha explicado que su coste rondará los 4.000 millones de euros anuales, aunque ha explicado que su financiación se basará casi "en exclusiva" en las cotizaciones que pagan los empresarios y los trabajadores a la Seguridad Social.

En concreto, explicó que a los 2.700 millones de euros que actualmente se destinan a estimular la contratación fija, este año habrá que añadir otros 870 millones de euros. A partir de 2007, la reforma supondrá unos 1.294 millones de euros, que se sumarán al montante dedicado al programa de estímulos. En total, unos 4.000 millones de euros por año.

"Se puede poner en riesgo la estabilidad del sistema"

Sobe la reforma de la Seguridad Social, que se está negociando actualmente, el ministro ha asegurado que contempla el endurecimiento de los requisitos de la jubilación parcial, "para que el relevo se mantenga pero tenga la garantía suficiente en cuanto a calidad de desempleo, cotizaciones a aportar y antigüedad del trabajador relevado en la empresa", explica, "para que no se produzca un gasto que no sea asumible en un futuro por el sistema".

Caldera justifica esta medida por el "extraordinario" crecimiento del gasto imputable a la jubilación parcial en los últimos dos años. Si siguen así las cosas, se "puede poner en riesgo la estabilidad del sistema", según el titular de Trabajo y Asuntos Sociales, que sitúa este endurecimiento en un contexto de crear un sistema de Seguridad Social sostenible.

Sobre la reforma de las pensiones de viudedad, ha apuntado que "es justo que se mantenga una pensión de viudedad cuando sea necesaria como renta de superviviencia", pero ha matizado inmediatamente que "no parece razonable que sigamos manteniendo un gasto para personas que no lo necesitan". Según el Ministro, dentro de 15 ó 20 años nos podemos encontrar, por ejemplo, con 15 millones de pensiones ordinarias y al menos 7,5 millones de pensiones de pensiones de viudedad".

Y eso, como advierte Caldera, podría conducir a la situación de que "si todo el mundo causa derecho a pensión de viudedad (…) crecería el número de pensiones de forma extraordinaria", y esto conduciría a una situación de bloqueo. "Hay que enfocarlo y abordarlo" ya que, según él, "se incorporaría un gasto al sistema que lo haría imposible de sostener en el futuro".