Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El operador de aeropuertos BAA se prepara para defenderse de la oferta de compra de Ferrovial

La compañía británica aseguró ayer que no ha mantenido ningún contacto con la constructora española y aconsejó a sus accionistas que no emprendan ningúna acción

BAA, el operador de aeropuertos más importante del mundo, que gestiona las principales instalaciones británicas, se prepara para defenderse de una posible oferta de adquisición del grupo español de construcción Ferrovial, según informan hoy el periódico Financial Times (FT) y la agencia Reuters, citando fuentes cercanas a la empresa.

El grupo BAA trabaja en los tres principales aeropuertos de Londres (Heathrow, Gatwick y Stansted) y en otros cuatro del Reino Unido, además del aeródromo de Budapest, Nápoles y Melburne, explica el diario, que no detalla cómo se prepara la empresa para defenderse de la posible OPA.

BAA estaba protegida contra posibles adquisiciones por parte de otras empresas, mediante la llamada acción de oro, el derecho de veto que tienen algunos estados en las empresas privatizadas. Pero esta golden share fue retirada hace dos años para cumplir con un dictamen del Tribunal Europeo de Justicia.

Por eso, cualquier oferta por BAA creará polémica, ya que el grupo está considerado por el Gobierno británico como un importante vehículo para llevar a cabo su ambicioso plan de expansión de la capacidad aeroportuaria del Reino Unido, sobre todo en el sureste de Inglaterra.

BAA tiene previsto destinar unos 4.200 millones de libras (unos 6.090 millones de euros) en la construcción de una quinta terminal de Heathrow, que abrirá en 2008, y prepara un importante proyecto en Stansted. Al Gobierno le preocuparía que una operación hiciera peligrar estas inversiones.

De hecho, un portavoz del ministerio británico de Transporte señaló: "El Gobierno seguirá los acontecimientos muy de cerca, pero esta actividad del mercado es un asunto comercial para las compañías involucradas y sus accionistas".

BAA indicó ayer en un comunicado que "no ha recibido ninguna propuesta de Ferrovial y aconseja rotundamente a sus accionistas que no emprendan ninguna acción en estos momentos".

El aeropuerto de Luton (al norte de Londres), el cuarto aeropuerto de esta capital, es propiedad de una empresa española tras la compra a finales de 2004 del grupo británico TBI, por Abertis. Los intereses españoles también han entrado en otros sectores en el Reino Unido, como banca y telecomunicaciones.