Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coca Cola con "auténtico café" sólo para adultos

La nueva bebida, que se lanzará en enero en Francia, será embotellada en A Coruña

Coca Cola, en un continuo esfuerzo por renovar su producto estrella y aumentar el número de consumidores, lanzará el próximo año una nueva bebida que mezcla el tradicional refresco con "auténtico café". El objetivo: "conquistar al consumidor adulto". Y, de paso, competir con su rival directo, Pepsi, que se ha adelantado lanzando "Pepsi Max Capuchino".

"Coca-Cola Blak", como se denominará el nuevo refresco, saldrá a la venta en enero de 2006 primero en Francia y después en diversos países, lo que supone una novedad en las campañas de lanzamiento de la compañía, que nunca había estrenado una bebida fuera de territorio estadounidense.

La bebida, "revitalizante y estimulante", estará ligeramente carbonatada y tendrá la mitad de calorías que la Coca Cola normal, según señaló la multinacional en un comunicado. Se presentará en botellas opacas de 25 centilitros, con la característica forma curva de la Coca Cola pero añadiendo los atractivos de un diseño moderno en colores negro y marrón, y con la chapa y algunas letras en dorado.

Se embotellará en España

El nuevo refresco se embotellará en la planta de Bebidas Gaseosas del Noroeste (Begano S.A), una distribuidora de Coca Cola ubicada en la provincia española de La Coruña.

El nuevo refresco se distribuirá inicialmente entre clientes de la hostelería a un precio algo superior a la actual Coca Cola. A partir del 15 de febrero de 2006, la bebida llegará a la gran distribución, donde se podrán encontrar "packs" de seis botellas de 25 centilitros, ya que la compañía no prevé comercializar formatos de uno o dos litros.

Tras diez años de fuerte crecimiento, Coca Cola pierde peso en Francia desde 2003, año en el que controlaba el 9,6% del mercado de las bebidas sin alcohol, publicó hoy el diario francés Les Echos.

Este año la multinacional estadounidense verá caer un 1% su presencia en el mercado galo, donde prevé cerrar dos de sus fábricas y suprimir 42 puestos de trabajo, y su volumen de negocios (1.400 millones de euros) permanecerá invariable por segundo año consecutivo.