Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caruana califica de 'inverosímil' la explicación de Ybarra sobre los fondos Alico

El gobernador del Banco de España afirma no saber nada de los fondos extracontables del banco

El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, ha afirmado hoy que la explicación que dio el ex presidente del BBVA, Emilio de Ybarra, sobre la relación de los fondos de pensiones en Alico con la operación de compra del banco mexicano Bancomer era "bastante inverosímil" y "compleja".

En el juicio oral por las pensiones abiertas para consejeros procedentes del BBVA con dinero de las cuentas secretas, Jaime Caruana ha desvelado que el otro co presidente del BBVA entonces, Francisco González, les manifestó, en reuniones y llamadas telefónicas, su "preocupación" por cómo la entidad "había contestado a los requerimientos del Banco de España".

En su relato, Caruana ha afirmado no saber nada de fondos extracontables del banco por 37.000 millones de pesetas (224,43 millones de euros) ni de estos fondos hasta el año 2001, cuando el propio Ybarra le informó de ello en una reunión junto con González. De hecho, el gobernador reconoció que era "difícil" que el Banco de España hubiera podido averiguar la existencia de esos fondos extracontables" si no se lo hubiera comunicado "espontáneamente" Ybarra.

A preguntas del fiscal, que pide cuatro años de cárcel para Ybarra por apropiación indebida, el gobernador del Banco de España ha recordado que la primera reunión con Ybarra y el otro co presidente del BBVA, Francisco González, se produjo el 19 de enero de 2001. Allí, Emilio de Ybarra le informó de estas cuentas secretas, mientras que González, según el relato de Caruana, no dijo "nada".

La investigación

En mayo de 2001, el Banco de España pidió más información al BBVA, porque pese a la "cierta colaboración" de la entidad, la obtención de datos fue "complicada" en algunos momentos, y, ya en septiembre, recibió, junto al subgobernador, Gonzalo Gil, a Ybarra y al consejero delegado del BBVA, Pedro Luis Uriarte. En este encuentro, Emilio de Ybarra ya habla de los fondos

constituidos en American Life Insurance (Alico) por 19,24 millones de dólares y, añadió Caruana, "la explicación que se da de la creación de estas cuentas es la de poder estar en capacidad de intervenir en la operación de compra de Bancomer".

A su juicio, era una argumentación "compleja", "bastante inverosímil" y "difícil de entender", lo que quedó reflejado posteriormente en el informe que hizo el organismo regulador sobre la operación, en el que se manifiestan discrepancias sobre fechas y sobre el instrumento financiero elegido para hacer posible la intervención en Bancomer.

Emilio de Ybarra dijo, en aquella ocasión, "sentirse responsable" de la operación, según Jaime Caruana quien, al ser preguntado sobre un posible acuerdo de Francisco González sobre estas operación, contestó que, si hubiese certeza de esta anuencia, se hubiese hecho constar en el expediente. Ya en octubre de 2001, el gobernador del Banco de España se reunió únicamente con González, quien manifestó no conocer la operación Alico hasta "finales del 2000 y, algunos detalles, hasta el 2001".

González acudió solo a aquel encuentro, según Caruana, para "dejar claro un cierto distanciamiento de la operación y una cierta incomodidad con las contestaciones que había recibido el Banco de España". El propio González afirmó en su declaración que nunca estuvo conforme con la explicación que Ybarra había dado sobre la constitución de los planes de pensiones y que trató de que Ybarra no "mintiera" y no intentara "tomar el pelo" al regulador.

En todas las reuniones, insistió Caruana, "cualquier cosa que nos estuviesen comunicando deberían comunicarlas oficialmente para ser incorporadas al expediente" y, agregó, creo que el "expediente refleja las reuniones y llamadas que hemos tenido". A continuación de Caruana, el tribunal tomará declaración al subgobernador, Gonzalo Gil, y a otros once ex consejeros del BBVA, entre los que destaca el ex presidente del BBV José Angel Sánchez Asiaín.