Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urbas reconoce estar al borde de la disolución

Su patrimonio es inferior al 50% de su capital social, por lo que si no amplía su capital o renegocia su deuda, la inmobiliaria estaría incursa en uno de los casos legales de disolución

Urbanizaciones y Transportes (Urbas) reconoce estar a un paso de la disolución de la compañía, según consta en un hecho relevante enviado hoy por esta inmobiliaria, que controla la familia Fiter, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La comunicación de este hecho relevante se ha producido después de que el órgano regulador hubiera suspendido cautelarmente la cotización de Urbas. Al levantarse la suspensión, las acciones de la inmobiliaria se han derrumbado un 24,32% que ha aumentado hasta el 28,83% a cierre de mercado, hasta situarse en los 0,79 euros por acción.

El comunicado de Urbas señala textualmente que "pendiente de los últimos ajustes procedentes, Urbas podría estar incursa a 31 de diciembre del 2004 en un supuesto de disolución contemplado en el punto cuarto del apartado 1 del artículo 260 de la Ley de Sociedades Anónimas, por cuanto en su patrimonio podría ser ligeramente inferior a la mitad de su capital social".

Sin embargo se asegura que la dirección de la empresa prepara medidas que eviten la disolución, tales como "aumentar o disminuir el capital en la medida suficiente". Además, asegura que "es previsible que determinadas operaciones que la sociedad pretende emprender a corto plazo (como la transmisión de parcelas en Nijar, tasadas oficialmente en 7,2 millones y contabilizadas en 0,8 millones- o de participaciones sociales de Ubanijar (sociedad titular de los terrenos) generen beneficios suficientes para remediar cualquier situación de desequilibrio patrimonial".

Equilibrar el patrimonio

Urbas había informado la semana pasada a la CNMV de una serie de acuerdos de su consejo de administración con el fin de "equilibrar el patrimonio social" mediante determinados ajustes contables y nuevas promociones inmobiliarias, gracias una supuesta plusvalía supeditada a un aplazamiento de deuda por parte de Hacienda.

El anuncio provocó una fuerte subida del precio de sus acciones, con un gran volumen de intercambios hasta el punto de que el pasado 13 de enero fue el valor con mejor comportamiento en bolsa con un ascenso del 27,06%. Pero no fue suficiente para la CNMV, que el viernes solicitó más aclaraciones a la sociedad, que finalmente se han producuido hoy. Las acciones de Urbas habían marcado el viernes un precio de 1,11 euros, acumulando en lo que va de enero un repunte superior al 68%.