Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba el Plan de Empleo 2004 con un aumento del presupuesto del 9,6%

Se potenciará la reforma de la negociación colectiva y la modernización del Inem y se fomentará la creación de empresas

El Consejo de Ministros aprobó hoy el Plan Nacional de Acción para el Empleo 2004 (PNAE), al que se destinarán 31.626,2 millones de euros, un 9,6% más que en 2003, y en el que por primera vez se fijan objetivos intermedios de cara a la consecución del pleno empleo en 2010.

Así, el Ejecutivo prevé que en 2005 se alcance una tasa global de empleo del 61,1%, una tasa de ocupación femenina del 48,5% y una tasa de empleo para las personas de entre 55 a 64 años del 41,7%. Para elaborar estas previsiones, se ha tenido en cuenta la situación del mercado laboral español, las proyecciones de población y la evolución del crecimiento del empleo y del PIB.

Desde el inicio de la Estrategia Europea de Empleo (EEE) y hasta el primer semestre de 2004, la tasa global de empleo de las personas de entre 15 y 64 años se ha incrementado en 11 puntos porcentuales, mientras que la femenina lo ha hecho en 13 puntos y la de los más mayores, en 7,2 puntos. Los objetivos de Lisboa pasan por alcanzar una tasa de empleo global del 70% y una tasa de empleo femenina del 60%.

El PNAE 2004, que corresponde al segundo año de la nueva Estrategia Europea de Empleo (EEE) para el periodo 2003-2006, beneficiará a 1.460.000 desempleados, que participarán en un total de 1.717.183 acciones de inserción. Del montante global destinado al Plan, un total de 6.443 millones de euros se dedicarán a políticas activas, un 6,6% más que el año pasado. Dentro de este apartado, las actuaciones con parados contarán con un presupuesto de 3.230 millones, en tanto que las bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social alcanzarán los 2.270 millones, y a la formación de ocupados se destinarán 942,5 millones de euros.

Las prioridades del PNAE 2004 se centran en reducir las distancias existentes entre la situación laboral de hombres y mujeres, impulsar la estabilidad en el empleo, simplificar los trámites administrativos para la creación de empresas e incrementar el gasto en I+D, educación y tecnologías de la información. Además, mantiene la política de empleo llevada a cabo por el Gobierno del PP, si bien incorpora algunas novedades y hace hincapié en el compromiso del Ejecutivo socialista de abordar con los agentes sociales determinados aspectos del mercado laboral, como la necesidad de reducir la temporalidad y de fomentar la estabilidad en el empleo.

Novedades

Entre las principales novedades del PNAE 2004 destaca el compromiso de avanzar en la modernización de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem), con la implantación, en noviembre de 2004, del proyecto SISPE para el seguimiento estadístico de ofertas y demandas de empleo, y la puesta en marcha del Sistema Nacional de Empleo, que estará integrado por el Servicio Público de Empleo Estatal y los de las diferentes comunidades autónomas, todo ello en cooperación con los agentes sociales. El presupuesto para la mejora del Inem asciende a 77,3 millones de euros, un 48,3% más que en 2003.

Asimismo, se fomentará el autoempleo reduciendo los costes financieros y facilitando la capitalización de las prestaciones por desempleo. Los parados que deseen crear una cooperativa o una sociedad laboral podrán también capitalizar sus prestaciones, estimándose que este mecanismo ayudará a crear este año 65.000 empleos directos en la economía social, frente a los 30.000 empleos generados en 2003.

Dentro del diálogo social, se pretende extender la utilización del contrato a tiempo parcial de carácter indefinido, reducir las modalidades de contratación y revisar el sistema de bonificaciones, reformar el reglamento de la Ley de Extranjería, actualizar la lista de enfermedades profesionales, y elaborar un plan para reducir "drásticamente" la siniestralidad laboral, que incluirá, entre otras medidas, la creación de un Observatorio y la reforma de las Mutuas de Accidentes.

En materia de negociación colectiva, el Gobierno potenciará una reforma dirigida a establecer una mayor vinculación entre el salario, la productividad y los resultados de las empresas.

El Plan también prevé reforzar la actuación de la Inspección de Trabajo para vigilar el cumplimiento de la normativa sobre no discriminación por sexo, intensificar la cooperación de este órgano con la Fiscalía, incrementar el número de guarderías, profundizar en las políticas de conciliación de vida laboral y familiar, reducir a la mitad la tasa de abandono escolar prematuro para 2010, aplicar el Plan Moncloa 5% para las personas con discapacidad y elaborar itinerarios integrados de inserción laboral para los inmigrantes.