Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU crea 144.000 nuevos empleos en agosto y reduce la tasa de paro al 5,4%

La cifra es ligeramente inferior a las previsiones de los analistas

La economía estadounidense ha creado 144.000 empleos en agosto, ligeramente por debajo de las previsiones de los analistas, y la tasa de paro se ha reducido hasta el 5,4% de la población activa, ha informado hoy el Departamento de Trabajo. Se trata de la cifras de desempleo más baja desde octubre de 2001.

Además, la cifra de julio fue revisada fuertemente al alza hasta los 73.000 nuevos puestos de trabajo, frente a una primera estimación de 32.000 empleos.

Kathleen Utgoff, responsable del Departamento, ha explicado que "desde que alcanzó su nivel más bajo en agosto de 2003, la economía estadounidense ha creó 1,7 millones de nuevos empleos, poco más de la mitad entre marzo y mayo de este año". Utgoff también ha revisado al alza las cifras de creación de empleo de junio, hasta 96.000 nuevos puestos, frente a los 78.000 anunciados anteriormente.

Una media mensual de 150.000 nuevos empleos al mes apenas basta para absorber el incremento de la población activa, y los analistas cifran en entre 200.000 y 300.000 nuevos empleos mensuales las necesidades para consolidar la recuperación económica.

Datos por sectores

El sector servicios fue el que más empleo ha creado en agosto, con 108.000 nuevos puestos, según las cifras del Departamento de Trabajo. El comercio minorista ha pasado sin embargo por un mes difícil, con una caída del consumo y la supresión de 11.000 empleos. La industria ha contribuido al crecimiento con 22.000 personas, principalmente gracias a los automóviles, y el sector público que ha contratado a 24.000 nuevos empleados. Los servicios de sanidad y asistencia social aportaron por su parte 42.000 nuevas contrataciones.

El dato divulgado hoy es el último antes de que el Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal se reúna el próximo 21 de septiembre para considerar otra posible subida de tipos. También se trata del penúltimo informe antes de las elecciones presidenciales del próximo 2 de noviembre, en las que la situación de la economía estadounidense se perfila, junto al de la seguridad nacional, como uno de los grandes temas de campaña.