Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países ricos y en desarrollo negocian contrarreloj un acuerdo clave para el comercio

El plazo para llegar a un pacto expiró la pasada medianoche

Los representantes de los 147 países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) continúan encerrados en Ginebra negociando contrarreloj un acuerdo marco que encarrile el proceso de liberalización comercial e impulse la economía mundial. Tras dejar atrás la fecha límite, marcada en la medianoche de ayer, el acuerdo depende ahora de un par de asuntos espinosos.

En el quinto día de negociaciones, y después de que ayer sonara la campana sin acuerdo, los delegados se reúnen hoy para tratar de llegar a un consenso a partir de una versión revisada del borrador. El objetivo de este encuentro es dejar por escrito unas directrices de liberalización comercial que podrían sumar hasta 420.000 millones de euros a la economía mundial para 2015, según el Banco Mundial, que localiza ese crecimiento en los países menos desarrollados. Un acuerdo permitiría reactivar la Ronda de Doha, bloqueada desde el fracaso de la Conferencia de Cancún en septiembre de 2003, pero el rechazo del borrador final —que pocos auguran— supondría un nuevo desastre y un gran golpe de consecuencias impredecibles para el sistema del comercio mundial.

Como de costumbre, la clave del asunto parece estar en el área agrícola, en concreto en el tema de los subsidios. Los países africanos productores de algodón se han mostrado satisfechos por la manera como se aborda el problema de las millonarias subvenciones que Estados Unidos otorga a ese producto y que ellos exigen que desaparezcan. Pero persisten algunos desencuentros entre los países ricos y las naciones en desarrollo; el más importante es el referido a la creación de una nueva categoría de ayudas que no dependen de la limitación de la producción agrícola —como las que tiene la Unión Europea—, lo que gran parte de los países en desarrollo ven como una oportunidad para que Estados Unidos continúe con sus subvenciones, a pesar de que acabar con ellas es el objetivo final de las negociaciones.

El comisario europeo de agricultura, Franz Fischler, ha señalado hoy que la UE está dispuesta a firmar el borrador actual en materia de agricultura, según informa la BBC. Sin embargo, un pequeño grupo de países africanos sigue pidiendo un avance más significativo en la cuestión del algodón; EE UU ha prometido revisar sus subvenciones a la producción, pero no ha dado detalles ni plazos.