Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se reanuda el juicio contra el ex presidente de Yukos

La petrolera intenta salvarse de la quiebra mientras insiste en que el Kremlin quiere hundir la compañía

El Tribunal del distrito Meschanski de Moscú reanudó hoy el juicio contra el fundador y ex presidente de Yukos, Mijaíl Jodorkovski, y el cerebro financiero de esa petrolera, Platón Lébedev, acusados de fraude y evasión fiscal.

Decenas de personas se manifestaron en las afueras del juzgado a favor de la inocencia de Jodorkovski, a quien consideraron una víctima de las maquinaciones del Kremlin para arrebatarle el control de la mayor firma petrolera de Rusia. A las protestas de los seguidores de Jodorkovski se unió el malestar de los medios de televisión y radio, a quienes se impidió seguir la audiencia judicial por "falta de medios técnicos" en la sala, según indicó un portavoz del Tribunal.

Jodorkovski, considerado como el hombre más rico de Rusia, lleva ocho meses en prisión preventiva y es acusado de siete cargos, entre ellos los de fraude masivo, evasión de impuestos, robo, daño a la propiedad y desacato a la autoridad. Lébedev, quien fuera presidente de la firma Menatep, la mayor accionista de Yukos, está en prisión desde hace casi un año. Sus abogados pidieron hoy suspender las audiencias sobre su cliente debido a la enfermedad hepática que sufre, que podría ser cirrosis o incluso cáncer.

La reanudación del juicio de Jodorkovski y Lébedev y por el que se enfrentan a una posible pena de diez años de prisión coincide con el incremento de la presión por parte de la Fiscalía General y la Hacienda sobre Yukos, a la que las multimillonarias demandas del fisco ruso han puesto al borde de la bancarrota. Ayer la petrolera ofreció entregar a la Hacienda rusa 8.000 millones de dólares (unos 6.500 millones de euros) en concepto de impuestos adicionales si el Gobierno permitía aplazar por tres años los pagos y si no se le cobran en estos momentos las deudas reclamadas.

Campaña del Kremlin

El pasado viernes el Gobierno ruso anunció la congelación de todos los activos de Yukos y dio los primeros pasos para el embargo de la petrolera. El abogado de Jodorkovski, Antón Drel, declaró la semana pasada que su defendido había propuesto al Consejo de Directores de la empresa el pago de los impuestos demandados por el Gobierno con sus propias acciones, el 44% del capital que aún controla, pero esta propuesta tampoco tuvo una acogida favorable.

Los directivos y abogados de Yukos acusan al Kremlin de orquestar esta ofensiva contra la empresa y su cúpula para hacerse con el control de la petrolera, clave en la estrategia energética rusa con su producción de 1,7 millones de barriles de petróleo diarios.