Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ebro Puleva aplica el buen gobierno y reduce su consejo de 20 a 13 miembros

La compañía alimentaria incrementó su facturación un 2% en el primer trimestre y admite su voluntad de crecer

Ebro Puleva ha reorganizado su consejo de administración con la salida de siete miembros, con lo que su órgano de gobierno queda constituido por trece consejeros, tal y como establecen las recomendaciones de buen gobierno corporativo.

Así lo ha confirmado su presidente, José Manuel Fernández Norniella, quien no ha descartado hoy "cualquier oportunidad de compra o de inversión que sea "favorable" para la compañía, con vocación de crecer pero no "a cualquier coste". La empresa alimentaria, explicó, esperará la oportunidad más adecuada para realizar adquisiciones "en los sectores que más beneficio aporten al grupo". El ejecutivo adelantó también que la matriz continuará las operaciones de desinversión para generar caja.

La junta de accionistas ha aprobado hoy la modificación del consejo, tras los recientes cambios en la cúpula directiva, entre los que figura la dimisión de Javier Tallada como presidente de Puleva Biotech y miembro de su consejo, y del máximo órgano de gobierno de la cabecera del grupo Ebro Puleva. Asimismo, se ha aprobado la salida de Mercados Centrales de Abastecimientos (Mercasa), de Caja Granada, de Pedro Gómez de Baeza Tinture (procedente de Saint Louis Sucre), Arturo Moreno Garcerán (independiente), y Manuel Cervantes Baraza (Alycesa).

También son cesantes los consejeros Miguel Angel Pérez Alvarez y Enrique Lahuerta Traver, quienes sin embargo mantienen sus cargos de secretario y vicesecretario del consejo de administración, respectivamente. Se ratificó además como consejero de la sociedad a Jaime Carbó Fernández. Por otra parte, se aprobó la modificación de los estatutos sociales para establecer la figura de vicepresidente consejero delegado, cargo que desempeñará Antonio Hernández Callejas.

Resultados y objetivos

La compañía alimentaria augura, por otra parte, un año de buenos resultados, a la vista de los del primer trimestre, que arrojan un aumento de la facturación consolidada del 2% respecto de los tres primeros meses de 2003. La rentabilidad mejoró entre el 5 y el 10% y "excelente" fue, según el máximo responsable, el ratio de deuda neta sobre el EBITDA de la compañía, del 1,33%.

Destinará 46,1 millones de euros a dividendos, un 25% más que el año pasado, cuando otorgó a sus accionistas 30 céntimos de euro por acción. Así, la cuantía total asciende a 46,15 millones, el 44% del beneficio neto del grupo en 2003, de 100,75 millones.

Según Fernández Norniella, el año se plantea con grandes cambios para la compañía, que prevé seguir aplicando medidas de mejora agronómica y de organización industrial en el negocio que permitirán un aumento de rentabilidad y optimización. La referencia: la próxima reforma de la Organización Común del Mercado del azúcar. En la división de lácteos, indicó que la estrategia a corto plazo es mejorar la gama de productos.