Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euro toca su segundo mínimo anual consecutivo

La divisa se ha depreciado un 7% desde el 18 de febrero, cuando alcanzó su valor máximo histórico frente al dólar

El optimismo sobre la evolución del PIB de EE UU, impulsado ayer tras la notable mejora del comercio minorista y refrendado hoy por una contención del déficit comercial del 3,2% en febrero, desató una oleada de compra de dólares. El euro también se resintió por la expectativa de una subida de tipos en EE UU, alentada por el inesperado aumento de la inflación del 0,5% en marzo y encadenó la segunda jornada en mínimos anuales.

A primera hora de la mañana, la divisa comunitaria se cambiaba a 1,1894 dólares, su nivel más bajo frente al billete verde en este año y mínimo también en cinco meses, desde noviembre de 2003. Poco después se recuperaba ligeramente para cotizar en 1,1944 dólares, aunque lo cierto es que la divisa comunitaria se ha depreciado un 7% desde el 18 de febrero, cuando un máximo histórico frente al dólar en 1,2929 dólares. El cambio oficial fijado por el Banco Central Europeo está hoy en 1,1975.

Las ventas de minoristas aumentaron en Estados Unidos un 1,8% en marzo pasado, el mayor crecimiento en un año y muy por encima de lo que esperaban la mayoría de los expertos. Éstos alertaron ayer de que la buena marcha del consumo repercutiría en una subida del IPC y obligará a la Reserva Federal a subir los tipos de interés, actualmente en el 1%, lo que favorecerá la inversión en dólares en detrimento de la moneda única.

Las noticias de EE UU tiran del dólar

Esta misma tarde, precisamente, se han conocido los datos de inflación en EE UU. Los precios se encarecieron medio punto porcentual en marzo, por encima de las previsiones que apuntaban a que el Departamento de Trabajo estadounidense confirmaría un repunte de tres décimas, la misma subida que marcaron en febrero. La inflación subyacente, que excluye alimentación y energía, registró un incremento del 0,4%, el doble de lo que vaticinaron los expertos. En tasa interanual, la inflación subyacente se elevó en marzo un 1,6%. Nada más conocerse este dato, el euro volvió a alcanzar mínimos, situándose en 1,1876 dólares.

Comercio ha publicado además el dato de déficit exterior de bienes y servicios de EE UU, que disminuyó un 3,2% en febrero y se ubicó en 42.100 millones de dólares. La mayoría de los analistas esperaba que alcanzara en febrero 42.700 millones. Las exportaciones subieron un 4% y alcanzaron la cifra sin precedentes de 92.400 millones, en el mayor incremento de las ventas de este país al exterior desde octubre de 1996. Las importaciones se incrementaron un 1,6% y llegaron al dato, también sin precedentes, de 134.500 millones. El déficit en el comercio de petróleo aumentó un 2,5% y se colocó en febrero en 11.100 millones, el mayor en once meses.

Las bolsas pliegan velas

Después de marcar dos máximos anuales consecutivos, el Ibex ha retrocedido hoy un 1,1% por la recogida de beneficios y el lastre que supuso para Wall Street despertar con el acelerón de la inflación en EE UU. Los precios acusaron el mes pasado, del otro lado del Atlántico, el estímulo consumista brindado por el dinero barato, las reducciones de impuestos y las tremendas inyecciones de fondos de Washington en su guerra contra Irak.

Contribuyó a la cautela la posibilidad de un repunte del precio del dinero en Estados Unidos, lo que favorecería la inversión en dólares y perjudicaría a la renta variable europea. Los índices notaron la tensión, sobre todo el Dax alemán, que terminó el día con una depreciación del 1,4%, mientras el Cac parisino desandó un 1,1% y el FTSE londinense, siete décimas.

Con tan sólo Banco Popular en positivo, valor que la casa de análisis Renta 4 ha recomendado hoy "sobreponderar" y que está beneficiándose de la buena evolución del sector de banca doméstica minorista, el principal indicador del mercado madrileño zanjó la jornada en 8.352,00 puntos. Banesto (-0,8%), que ganó un 11,6% más hasta marzo gracias al negocio crediticio y las comisiones, no vio reflejada esta apreciable mejora en su cotización.