Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Time Warner vende su filial de música al grupo inversor que lidera el antiguo dueño de Universal

La operación se ha anunciado pocas horas después de que EMI retirara su oferta

El grupo de medios de comunicación Time Warner ha anunciado hoy la venta de sus filia de música a un grupo de inversores liderado por el antiguo propietario de Universal, Edgar Bronfman Jr. La operación, que asciende a 2.200 millones de euros, se daba por sentada después de que la británica EMI retirara esta misma mañana su oferta por el negocio discográfico de la estadounidense.

El nuevo dueño de Warner Music ofrecía unos 850 millones de euros más que EMI para hacerse con el control de Warner Music, además de ciertas diferencias en los términos de la operación.

Bronfman es la cabeza visible de un grupo en el que también figura la compañía de inversión Thomas H. Lee y el magnate de los programas infantiles de televisión Haim Saban. La presencia de este último en el consorcio ha estado en duda este fin de semana, según Reuters, después de que decidiera retirarse del proyecto para luego volver a él, aunque con una aportación menor a la inicialmente prevista..

Antes de la reincorporación de Saban, la aportación de los socios al proyecto era la siguiente: Thomas H. Lee, unos 600 millones dólares; Bain, 350 millones; Bronfman, 250 millones; y Providence Equity, 150 millones. Tras reengancharse el inversor egipcio, este reparto debe ser reajustado.

La operación con Bronfman ofrece dos ventajas indudables para Time Warner frente a la opción de EMI. Por un lado, le reporta una mayor liquidez, de manera que puede reducir su abultada deuda de 24.000 millones de dólares, tal y como le solicitan sus accionistas. Por otro, las celosas autoridades de la competencia posiblemente pongan pocas pegas a una operación con un grupo inversor en lugar de con una gran compañía de la competencia.

La discográfica EMI había anunciado previamente esta misma mañana que retiraba su oferta al no ser posible alcanzar "un acuerdo en términos aceptables". La puja del tercer sello discográfico del mundo ya había sido relegada la semana pasada por el grupo estadounidense tras recibir la oferta de Bronfman.

La fusión con EMI se daba por hecha hasta la semana pasada, por más que hubiera aspectos del acuerdo que fuera necesario limar. En un contexto de crisis del sector, las cinco grandes discográficas veían la concentración entre ellas como una garantía de futuro. Así, Sony y BMG anunciaron hace dos semanas su integración, casi al tiempo que la mayor del sector, Universal, compraba Dreamworks Records (una compañía menor, pero liderada por tres grandes nombres del negocio del espectáculo en EE UU: Steven Spielberg, David Geffen y Jeffrey Katzemberg).