Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No podemos pagar el IBI porque nos lo han aumentado hasta un 80.000%"

Navalcarnero sube los tributos a unos 300 vecinos por una recalificación de suelo

José, un jubilado de Navalcarnero, no entiende lo que ha pasado en 2011 con el impuesto de bienes inmuebles (IBI). Según ha podido comprobar este diario, en un solo año ha pasado de pagar 20 a 4.960 euros, lo que supone una subida del 2.480% en un año. "Me dicen que tengo que pagar casi 5.000 euros por una de las tierras, y tengo otras más. Durante cuatro años nos permiten abonar el 10% de esa cantidad. Y yo solo tengo una renta de 600 euros. Bueno, también me pagan otros 600 por unas tierras que tengo arrendadas. Pero con estos ingresos, ¿alguien me puede decir cómo voy a pagar eso? Tendré que vender las tierras, pero ahora mismo nadie las quiere", se lamenta José.

El caso de este jubilado de Navalcarnero es uno más de los 300 afectados por la decisión del equipo de Gobierno del PP de Navalcarnero de recalificar como urbanas nueve hectáreas de terreno rústico en las afueras del municipio. Los afectados eran dueños de fincas rústicas, con grandes cantidades de olivos plantados. Pero el alcalde de Navalcarnero encabezó en 2009 la aprobación de un nuevo plan general que lo modificaba todo, pese a que todavía quedaban por desarrollar 4,7 hectáreas del anterior plan, de 2002.

De la noche a la mañana, cientos de propietarios vieron cómo sus fincas, muchas de ellas situadas a más de cinco kilómetros del casco urbano de Navalcarnero, pasaban a ser urbanas, sin tener ningún tipo de servicio, como por ejemplo el agua o el gas. Las subidas del IBI llegan a ser del 82.938% en el caso de los suelos urbanos; del 29.527% en los de uso terciario; y del 21.473% en el uso industrial. Y estas subidas hacen que muchos de los propietarios no puedan afrontar el pago de los impuestos.

Por eso el Ayuntamiento de Navalcarnero decidió en 2011 bonificar el 90% del IBI. Un portavoz del Consistorio reconoce el problema, que achaca a la crisis urbanística y a la valoración que hace el catastro: "Y por eso nos comprometemos a que el 1 de enero de 2013 se instaure una nueva valoración que sea más acorde con la realidad, porque está claro que pasarán más de 15 años antes de que estos terrenos puedan ser urbanos de verdad", explica insistentemente este portavoz municipal.

Tras un vistazo a estos terrenos parece imposible prever que en esa zona se instalen viviendas a corto plazo, ya que se trata de fincas muy extensas que llegan incluso hasta el límite provincial con Toledo.Antes, si el Ayuntamiento decidía reclasificar un terreno era como si a sus propietarios les hubiera tocado la lotería. Pero ahora es una carga que muchos no pueden soportar. La crisis de la construcción hace que la mayoría de los afectados prefieran que sus tierras vuelvan a ser rústicas, o urbanas no sectorizadas: "De esa forma no pagaríamos estas cantidades tan exageradas", sostiene otro de los afectados que prefiere no decir su nombre. Este hombre muestra su recibo del IBI en el que sus tierras pasan de valer 30.000 euros a sobrepasar el millón de euros: "Y por eso tendría que pagar un 80.000% más de IBI".

Al igual que José Pedro Pablo Pérez Gallego y Timoteo Colomo Lucas, el resto de afectados se consideran perjudicados por la decisión del alcalde: "Yo tengo una finca de 10.000 metros cuadrados que estaba exenta de pagar el IBI al tener una superficie de menos de 20.000 metros cuadrados. Y ahora, de la noche a la mañana, paso a pagar 1.200 euros. Y eso solo por una finca", relata José Pedro, que sostiene que el alcalde, Baltasar Santos, "quiere mantener el salario que cobra con los impuestos". Una subida parecida en el recibí del IBI la sufre Ana, que de abonar 80 euros ha pasado a 8.000. "Un 10.000% más. Y las fincas siguen siendo las mismas", relata esta mujer, que no entiende la decisión del Consistorio.

Pero el perjuicio de la decisión del Consistorio de reclasificar estas nueve hectáreas de terreno rústico no implica solo la subida del recibo del IBI. También se dispara cualquier impuesto que tengan que abonar con relación al valor de sus propiedades: "Hace un año tuvimos que pagar 15.000 euros por incluir a dos de mis hijos entre los propietarios de una finca, que me costó unos 8.000 euros y que ahora para el Ayuntamiento vale 40.000", indica Ángel Sánchez Bravo, otro de los afectados. Al igual que Ángel, Timoteo explica que su padre ha tenido que pagar más de 6.000 euros del impuesto de renta de personas físicas: "Y antes no pagaba nada".

Con la intención de evitar este problema, los afectados han recogido firmas para que el alcalde dé marcha atrás y vuelva a considerar rústicos unos terrenos que, de hecho, siguen siendo rústicos. Sin embargo, el Consistorio no quiere modificar la calificación de estas fincas: "Si diéramos marcha atrás nos llamarían idiotas. No se puede hacer, ya que en el momento en el que se aprueba el plan general se crean unas vinculaciones y obligaciones. Si alguien ha comprado el terreno, dile ahora que vuelve a ser rústico. Es inviable. Es imposible porque sería una catástrofe", relata el portavoz municipal, que recuerda que poner en marcha un plan general lleva más de cuatro años.

El Consistorio tiene una visión muy diferente a la de los propietarios, asegurando no obstante que está de parte de los vecinos. "El Ayuntamiento no es el responsable directo del cobro del IBI con esos valores, pero la aprobación del plan general ha generado una situación que nadie se había imaginado. En un primer momento reclasificar unos terrenos era algo muy bueno para ellos. Era un beneficio. Pero el plan estuvo expuesto y no hubo alegaciones. Nadie pensaba que iba a pasar todo esto", especifican desde el Consistorio.

El propio Ayuntamiento ha reconocido en una nota de prensa que la repercusión fiscal de la asignación de estos valores supone para el ciudadano "un perjuicio económico considerable" por la incidencia que tiene en diversos impuestos: el IBI, el impuesto de transmisiones, plusvalías y patrimonio. "Lo cual ha sido y es considerada por el Consistorio como una situación injusta que debe ser corregida en el menor tiempo posible". Este es el motivo por el cual el Ayuntamiento, además de bonificar el 90% del IBI, también descontará el 95% del IVA que tengan que abonar los propietarios en sus operaciones de compraventa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de febrero de 2012