Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla por el liderazgo del PSOE

Griñán negocia con el líder del PSOE de Sevilla una lista de consenso

El presidente de la Junta de Andalucía sorprende al anunciar que no piensa acudir hoy a la convención que debería encabezar en la capital andaluza

Los socialistas sevillanos celebran hoy su congreso provincial de elección de delegados sin que, al cierre de esta edición, se haya llegado a una lista de consenso. Veteranos y menos veteranos de esta organización están atónitos y descompuestos con lo que está ocurriendo en el PSOE de Sevilla, la agrupación más fuerte de la federación andaluza, con vistas al 38º congreso federal que se celebrarán en la capital andaluza dentro de dos semanas.

Los tirones han sido de tal calibre, que va a ser casi imposible recomponer las piezas rotas, porque no son dirigentes locales los que han protagonizado la inesperada ruptura de la poderosa agrupación, sino que ha sido el propio secretario general del PSOE andaluz y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, el que se ha situado en el epicentro de una batalla, al salir en defensa de su secretaria de Organización y ex número dos del PSOE de Sevilla, Susana Díaz. "Atacar a la secretaria de Organización es atacar al secretario general del PSOE andaluz", declaró a este periódico el jueves.

Esta batalla es una lucha por el poder anticipada ante las elecciones del 25-M

Griñán: "Decir 'yo no apoyo a menganita porque es catalana' es una indecencia"

Griñán mantuvo ayer una reunión de media hora con el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, para intentar desbloquear la situación y alcanzar una lista de consenso de delegados que se debe votar en el congresillo de hoy. Esta lista debe de estar encabezada por Griñán, quien tiene decidido liderar una candidatura alternativa si el acuerdo no es posible, según indicaron fuentes próximas al secretario general. Éste anunció ayer que no piensa acudir hoy al congreso provincial en el que se votará la lista, una decisión que sorprendió en algunos ámbitos del PSOE. Tras la reunión, Viera mantuvo contactos con dirigentes de la provincia para hacer una propuesta.

En los congresos provinciales celebrados ayer se presentaron dos listas.En Cádiz, la lista encabezada por el secretario provincial, Francisco González Cabaña, afín a Rubalcaba, ganó por tan solo nueve votos de diferencia (259) y 13 delegados, frente a los 250 que sacó la liderada por la alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda, Irene García, impulsada por Griñán, que aportará 11 delegados.

Antes de conocer estos resultados, el secretario provincial del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña, defendió la presentación de dos listas como un símbolo de normalidad, no de diferencias internas. Pero en su primera intervención no dudó en recordar las supuestas presiones que han recibido los participantes de algunas asambleas para votar a favor de sus oponentes. "El voto debe ser secreto y libre y nadie puede dictaros lo que debéis votar", dijo.

González Cabaña dijo que apoyará a Rubalcaba y aseguró que todos los miembros de la lista que él encabezaba apostarán por el mismo candidato. Más reservada ha sido la líder de la otra lista. "Hoy no estamos aquí para personalismos, aseguró Irene García. Dice que no tiene decidido si apoyará Rubalcaba o Chacón y, aunque en su lista hay miembros que han declarado públicamente su apoyo a la candidata, sostiene que no ha impuesto nada a nadie. "Cada uno podrá votar libremente".

La votación de ayer se ha analizado en clave de medición de fuerzas entre el sector afín a Cabaña y Luis Pizarro y el más allegado a la dirección regional. Irene García siempre se había mantenido en una posición intermedia, que ella definía como "prudente". Ahora ya está alineada con los críticos a Cabaña y muchos señalan este paso como su posterior aspiración a ser secretaria provincial del partido en verano, una cita donde Cabaña no se va a presentar a la relección. "He tenido, hasta ahora, una posición prudente pero creo que era el momento de defender que, después de dos derrotas electorales, abriéramos la posibilidad de que entraran nuevas formas y nuevas caras", argumentó ante los periodistas. Reconoció que su paso ha sido a petición de otros. García pudo intervenir ante los delegados, a los que, antes de la votación, pidió "autocrítica" y "cohesión". Fue muy aplaudida.

En Almería, la lista oficial liderada por José Luis Sánchez Teruel, secretario provincial, se impuso con el 70% de los votos, frente al 30% que sacó la impulsada por el concejal Joaquín Jiménez, que contaba con el respaldo del exconsejero de Innovación, Martín Soler, claramente decantado hacia la candidatura de Rubalcaba, informa Marta Soler. Ambos se repartieron 17 y siete delegados, respectivamente. La dirección provincial fue incapaz de alcanzar un acuerdo. Como ocurrió en Cádiz, en Almería los sectores enfrentados midieron fuerzas con vistas a los próximos procesos internos. La fragilidad de la dirección actual de Almería quedó en evidencia ya que el secretario provincial, José Luis Sánchez Teruel, tuvo que pactar con el que fuera su oponente en el congreso extraordinario celebrado en julio, Juan Antonio Segura Vizcaíno. Entre los nombres, priman los delegados que se inclinan por Alfredo Pérez Rubalcaba aunque hay un amplio número de indecisos.

También va a haber división en el PSOE de Málaga el próximo domingo. La lista oficialista, apoyada por Griñán, la encabeza el secretario provincial, Miguel Ángel Heredia, y la ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez, informa Diego Narváez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012