Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su sobrina de cinco años en un atropello intencionado en Bailén

Nadie sabe lo que pasó por la cabeza de Luis Galindo, un hombre de 35 años que, al parecer, tiene problemas de esquizofrenia, cuando ayer tarde cogió su todoterreno y embistió en plena calle contra su hermana y su cuñado, que resultaron con heridas graves, y, lo que es peor, contra una sobrina suya de cinco años -hija de otro hermano- que estaba jugando junto a sus tíos y encontró la muerte prácticamente en el acto. El trágico suceso ocurrió minutos antes de las siete de la tarde en la calle Coronel Castilla de Bailén (Jaén), donde el autor del atropello fue detenido pocos minutos después por la Guardia Civil.

Una riña por asuntos familiares cuyas causas se desconocían a la hora de cerrar esta edición fue lo que originó este suceso. Previamente, el presunto autor del atropello se había encarado con su hermana y su cuñada, a los que amenazó con un cuchillo, pero sin llegar a consumar ninguna agresión. Instantes después, en estado de gran nerviosismo y de aparente trastorno mental, según el testimonio de algunos vecinos, se fue a su casa, cogió su vehículo, un todoterreno Suzuki, y embistió de forma intencionada contra su hermana, su cuñado y una sobrina de cinco años que estaba junto a ellos, a las puertas de la casa de su abuela. La pequeña murió prácticamente en el acto, según informó el Servicio de Emergencias 112, mientras que los dos adultos resultaron con heridas graves -la mujer tiene una pierna rota- y fueron trasladados hasta el hospital San Agustín de Linares.

El autor del atropello, que vivía en la misma calle, se refugió en su domicilio, donde fue detenido instantes después por agentes de la Guardia Civil sin oponer resistencia alguna. Eso sí, la indignación que provocó el suceso entre los vecinos de Bailén hizo que el hombre tuviera que ser fuertemente protegido por los agentes para evitar su linchamiento. Con todo, en el momento de la detención se produjeron momentos de mucha tensión ante los gritos e insultos que le lanzaron los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2012