Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polémico 'desteñido' de Beyoncé

La blancura de la cantante en su último disco: ¿Photoshop o efecto de la luz?

Desteñir por obra y gracia de Photoshop no resulta de muy buen gusto. Al menos eso piensan quienes lucen orgullosos su color de piel. La tonalidad tostada del cutis de Beyoncé se ha transformado, en una nueva foto promocional de su disco 4, (editado el año pasado y ahora relanzado) en algo parecido al blanco de una playa caribeña. Y las reacciones al efecto lejía, que unos dicen es solo culpa de la iluminación y otros de un burdo tratamiento digital, no se han hecho esperar. Entre quienes han puesto el grito en el cielo destacan los defensores del orgullo negro, como Lincoln Anthony Blade, del blog Thisisyourconscience.com, dedicado a denunciar problemas, mitos y tópicos relacionados con la población afroamericana estadounidense. "¿Otra vez? ¿De verdad, otra vez? Creo que ella es culpable porque esto no es nuevo. Y está diciendo, aunque no sea explícitamente, que tienes que aclararte la piel".

Blade se refiere a otro incidente similar protagonizado también por Beyoncé hace tres años. En aquella ocasión el escándalo se produjo por un anuncio de L'Oréal en el que el rostro de la cantante se utilizaba para promocionar un tinte de pelo rubio en el que la también esposa de Jay-Z parecía casi blanca. "Me desespera pensar en las jóvenes de raza negra que verán esas imágenes", denunció entonces Yasmin Alibhai-Brown, una escritora ugandesabritánica. "Está traicionando a todas las chicas negras y asiáticas. Ellas crecen con la triste realidad de sentir que tener la piel oscura las convierte en seres inferiores". La casa L'Oréal negó rotundamente haber manipulado entonces aquella fotografía y negó que tratara de cambiar la imagen de Beyoncé, que es hija de padre afroamericano y madre mixta. No obstante, precisamente su madre fue objeto de polémica cuando Beyoncé pertenecía al grupo Destiny's Child y se descubrió que le aplicaba a su hija cosméticos para que su piel fuera la menos negra de aquella banda pop de adolescentes.

En esta ocasión, la cantante aparece tumbada en actitud sugerente con una peluca rubia sobre una piel de leopardo y realmente, quien no sepa de antemano que la protagonista de la foto es de raza negra, podría creer perfectamente que quien posa sobre la cama es una rubia caucásica.

La foto se tomó antes de que Beyoncé estuviera embarazada y por supuesto, ahora que acaba de dar a luz, ni siquiera se ha pronunciado respecto a la polémica. Desde que nació su hija Ivy Blue Carter nadie la ha visto en público y aunque estaba previsto que anoche se pasara por la reinauguración del club neoyorquino 40/40, propiedad de su marido, es muy posible que los problemas con su color de piel finalmente la hagan quedarse en casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 2012