Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La mitad de inmigrantes en el tajo

La campaña de la aceituna de Jaén atrae a menos foráneos

La llegada de inmigrantes a la campaña de la aceituna de Jaén se ha reducido a casi la mitad, calando por tanto los mensajes institucionales de que no hacía falta mano de obra foránea al cubrir la demanda los parados locales. Aunque los datos oficiales se conocerán al término de la campaña por el Foro Provincial de la Inmigración, el cierre de los albergues para temporeros en los últimos días ya ha evidenciado la menor presión migratoria.

La red provincial de albergues -compuesta por una veintena de centros en toda la provincia y más de 800 plazas- apenas ha superado una ocupación media del 60%, y el dispositivo de la capital -el de mayor capacidad- cerró ayer sus puertas con un total de 7.800 usuarios, lo que representa un descenso del 50% con relación al año anterior. Solo el albergue de La Puerta de Segura continuaba ayer abierto, en parte porque la campaña oleícola arrancó más tarde en esa comarca.

Los albergues para temporeros abrieron sus puertas el pasado 23 de noviembre y tenían limitada la estancia a tres días como máximo. Esa circunstancia ha llevado a la paradoja de que a pesar de haber plazas libres en la mayoría de albergues en algunos municipios no se haya evitado que muchos inmigrantes acamparan en la calle. Ha sido el caso, por ejemplo, de Villacarrillo (Jaén, 11.300 habitantes), donde decenas de inmigrantes han improvisado un campamento con cartones y mantas en los aledaños de la estación de autobuses.

Por nacionalidades, los temporeros del Magreb y del África subsahariana han sido mayoritarios y destaca el notable descenso de rumanos. Así lo pone de manifiesto la memoria del albergue de la capital, donde solo el 3% de los usuarios han sido mujeres. Este centro también ofreció 1.500 billetes de autobús para que los temporeros buscasen trabajo en otros municipios. La concejal de Asuntos Sociales, Reyes Chamorro, se quejó ayer del "esfuerzo económico" que ha tenido que hacer el Ayuntamiento para atender este centro -con una inversión de 54.000 euros- tras romperse el acuerdo con Cruz Roja que lo gestionaba hasta el año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2012