Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Carreras & Capital humano

Guía (laboral) para emigrar

Especialización, idioma, un colchón económico y flexibilidad son las claves para hacer las maletas y encontrar trabajo fuera de España

Nuevo año, viejas estrategias. 2012 comienza mal, con la peor cifra de paro de la historia de España, cinco millones de desempleados. Ante la perspectiva de una recuperación lenta y dolorosa, el número de profesionales que pone rumbo al extranjero no para de crecer. Entre enero y septiembre del año pasado, 50.000 hicieron las maletas, un 37% más que en 2010. La estrategia laboral para miles de españoles hoy apunta a un viejo remedio: emigrar.

Conseguirlo con éxito no es fácil. Y la forma de hacerlo, según profesionales de recursos humanos y aquellos que han dado el paso, será muy diferente en función del país, el sector, la preparación o la situación personal de cada uno. Tanto si está en paro como si la idea es abandonar el empleo para mejorar el salario, las perspectivas de carrera o el idioma, los especialistas aconsejan reflexionar la decisión y planificar.

Antes de dar el salto, se aconseja preparación previa y afinar el objetivo

"Lo primero es hacer un análisis de tus competencias y ver en qué lugares se demandan. Algunos países necesitan perfiles muy especializados, y eso excluye a mucha gente en España, donde la cualificación media sigue siendo baja", explica Alfonso Jiménez, socio director de PeopleMatters. Los dos colectivos más solicitados en el exterior son ingenieros y personal sanitario. "Si te dedicas a otra cosa y tienes trabajo, lo mejor es aguantar. Si estás en el paro y llevas buscando varios meses, sin ninguna duda, mi recomendación es intentarlo fuera".

José Luis Díaz es uno de los "afortunados". Ingeniero técnico informático de 33 años, encontró empleo el pasado marzo en La Haya (Holanda) como coordinador de proyectos en la Oficina Europea de Patentes. En España tenía trabajo, pero se sentía infravalorado. "No hay respeto profesional hacia los informáticos y los sueldos son ridículos". Díaz cobra ahora casi cuatro veces más que en España en un puesto de mayor responsabilidad.

Para dar el salto recomienda mucha preparación previa: mejorar el idioma todo lo posible, informarse sobre las empresas que están contratando en cada país, el coste de vida allí y empezar a enviar currículos desde España. "No es una cosa de dos o tres meses, lleva tiempo. Es bueno hacer una primera fase de búsqueda desde aquí, aunque eso implica tiempo y dinero para coger vuelos y asistir a entrevistas", agrega.

En la distancia, Internet es el gran aliado. Lo más efectivo es bucear en los portales de empleo globales o europeos, como Monster o Experteer.com, las webs especializadas por actividad y país (CWjobs.co.uk en tecnología en Reino Unido o eFinancialCarrers.com), la sección de clasificados en los diarios online de cada país o las páginas oficiales de los servicios públicos de empleo, con vacantes e información sobre visados e impuestos. Alfonso Jiménez recomienda componer una lista de las empresas extranjeras preferidas por el candidato y contactarlas una a una. "Son pasos previos importantes, aunque, al final, lo mejor es trasladarse en persona a realizar la búsqueda in situ".

Diego Siles, de 35 años, tiene más de siete de experiencia en marketing online y relaciones públicas. Tras cuatro meses en el paro, busca dar el salto a Reino Unido, Irlanda u Holanda. "Me gustaría trabajar en Internet, en gestión de redes sociales y marketing digital, pero la mayoría de empresas en España no se toman en serio estos puestos, prefieren coger a un becario o a un freelance y pagarle cantidades ridículas", explica. A las anteriores fuentes suma la búsqueda a través de las redes sociales profesionales (LinkedIn, Xing, Viadeo) y las páginas de las agencias de contratación (Adecco, Randstad

...).

Cuando el idioma es una barrera, la opción suele ser aprenderlo o perfeccionarlo en el extranjero mientras se trabaja en puestos de baja cualificación. ¿Aconsejable? "Un paso atrás a veces son tres pasos adelante. Si se sabe explicar el movimiento a futuros empleadores, no será mal visto; todo lo contrario. Lo importante es no perder el rumbo, el objetivo por el que uno se ha ido", dice María José Martín, de Manpower.

Excepto Brasil, Latinoamérica ofrece buenas oportunidades para esquivar este obstáculo. Además, la expansión de las empresas españolas allí supone una oportunidad adicional. "Muchas pymes nacionales necesitan internacionalizarse y están dispuestas a contratar a un español allí, pero, ojo, con salarios y condiciones solo un poco mejores que las locales, no como expatriados", señala Jiménez. Chile, Argentina, Perú y Brasil han esquivado la crisis y suponen un refugio de empleo para cada vez más españoles.

V. J. M., de 34 años, ha optado por Latinoamérica tras año y medio en el paro y una década de experiencia en firmas de posproducción de cine y publicidad. El desplome del sector llevó a su anterior empresa a la suspensión de pagos y al cierre. "En España, al menos en mi sector, no hay trabajo fijo estable. Eso te impide desarrollarte profesionalmente", explica. Después de una docena de entrevistas y viajes por Europa, finalmente le han fichado en Perú, adonde se marcha este mes.

Además de la cualificación, el idioma y el colchón financiero, las ataduras económicas (hipotecas, coche) y personales (pareja, familia) son las otras grandes variables a tener en cuenta a la hora de emigrar o quedarse. "Con pareja o hijos todo cambia, hay que ser mucho más conservador, no improvisar, los costes se multiplican. Lo ideal es ir primero a explorar, y si funciona, trasladar a la familia", dice Jiménez. Para Díaz, la casa o el coche no deberían ser un inconveniente. "Siempre se pueden vender o alquilar". -

¿Adónde irse?

En 2007, un 46% de los jóvenes universitarios españoles estaba dispuesto a emigrar, según un estudio de la consultora PeopleMatters. En 2011 eran prácticamente todos, un 98%. Una muestra de lo que viene. La UE es el destino preferente, pero EE UU y Latinoamérica ganan terreno:

- Alemania. Ingenieros, arquitectos y personal sanitario son tres de los perfiles más demandados en este país. En el primer semestre de 2011, el número de ciudadanos españoles en Alemania creció en un 50% respecto a 2010. Su tasa de paro es del 7%.

- Reino Unido. No atraviesa su mejor momento, con la tasa de paro más elevada desde 1996, un 8,3%. Aun así, sigue atrayendo talento español por su cercanía y amplio abanico de salidas profesionales. Finanzas, tecnología, marketing y ventas son las áreas con mayor oportunidad.

- Estados Unidos. Fuera de la UE, es el lugar preferido por los españoles. Chicago, Boston, Nueva York o San Francisco son los principales destinos. El problema, el visado.

- Brasil. Es hoy el motor de actividad económica en Latinoamérica, pero poco accesible. Más allá del idioma, los trámites para conseguir el permiso de trabajo son largos y costosos y requieren mucha planificación. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de enero de 2012

Más información