Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asistenta que pasó a asesora de Sonia Castedo

La mujer declara en el 'caso Brugal' que pagó a Ortiz 5.000 euros por un Mini

Julia Castelló, amiga íntima de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, compareció ayer como testigo ante el juez que investiga la rama del caso Brugal sobre un supuesto amaño del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en favor del promotor Enrique Ortiz. El promotor supuestamente le regaló un Mini modelo Cooper. Castelló, hasta ahora identificada en el caso Brugal como la asistenta de Castedo, negó la dádiva y también que sea la niñera de la alcaldesa. "He sido la niñera de su hija como ella de la mía", precisó. Este grado de amistad con la regidora le ha valido a Castelló integrar desde enero de 2009 la nómina de su personal de confianza. Castelló gestiona desde el gabinete de la alcaldía las entrevistas de la alcaldesa con los vecinos y el buzón de sugerencias.

Castelló es personal de confianza de la alcaldesa desde enero de 2009

El fiscal cree que Ortiz le regaló el Mini por indicación de la regidora

Julia Castelló compareció ante el magistrado Manrique Tejada, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Alicante. Este juez instruye el supuesto amaño del PGOU de Alicante, una de las piezas de mayor relevancia del caso Brugal. El fiscal Anticorrupción mantiene que Ortiz regaló el Mini a Castelló por indicación de la alcaldesa. El ministerio público, además, sostiene que el promotor Ortiz recibió datos secretos del nuevo PGOU de la mano de Castedo y de su antecesor en el cargo, Luis Díaz Alperi y, a cambio, el empresario los colmó de regalos.

Castelló no ocultó al magistrado su estrecha amistad con la regidora y el promotor y aportó documentación según la cual abonó 5.000 euros, en mano y en cuatro plazos, por el coche a Virgilio Ortiz, hermano del promotor y apoderado de la empresa propietaria del vehículo.

Según las escuchas del caso Brugal, y en concreto una conversación grabada entre Enrique Ortiz y su mujer [ambos están imputados en el sumario], Juliá Castelló recibió el Mini el 16 de agosto de 2009, con motivo de su cumpleaños. La asesora no negó este extremo y señaló que se trató de un regalo que le hizo su marido. Y aportó documentación (facturas, extractos bancarios y justificantes de Tráfico) para acreditar el pago del vehículo

Castelló presentó en el juzgado una factura por la compra del coche expedida por el grupo Cívica, propiedad de Ortiz, con fecha del 16 de septiembre de 2009, es decir, un mes después de recibir el Mini. El monto de la factura es de 5.000 euros (4.310,64 euros por el coche, más 689,66 en concepto de IVA). La testigo también adjuntó una cartilla de ahorros con cuatro extractos correspondientes, según ella, a cada uno de los plazos en los que abonó la factura. El primer extracto (1.500 euros) tiene fecha del 20 de agosto de 2009, cuatro días después de tener el coche. El segundo (1.000 euros), del 8 de octubre de 2010; el tercero (1.000 euros), del 18 de diciembre de 2009, y el cuarto, del 15 de enero de 2010. Castelló aseguró al juez que entregó esas cantidades de dinero en mano al hermano del promotor Enrique Ortiz.

El resto de documentación aportada por Castelló fue un justificante del pago a la gestoría que tramitó el alta del coche a su nombre en Tráfico con fecha del 21 de septiembre de 2009, por 135,66 euros, y el seguro, también a su nombre, con fecha del 9 de septiembre de 2009.

Fuentes del caso han asegurado que el instructor abrirá una investigación para verificar las pruebas documentales aportadas ayer por la asesora de la regidora.

La testigo confirmó al juez la relación de amistad que mantiene con la familia Castedo y con el promotor Ortiz. Y admitió que viajó con ellos a bordo del yate propiedad de Ortiz en agosto de 2009, unos días antes de supuestamente recibir el regalo del coche de parte del promotor.

Además de la asesora de Castedo, el juez interrogó ayer, igualmente en calidad de testigo, a Carlos Parodi, hombre de confianza de Ortiz y ahora gerente del Hércules CF. Parodi fue incluido inicialmente en el escrito de acusación del fiscal por supuestamente facilitar planos del PGOU a Ortiz antes de que el documento saliera a exposición. Ayer, el juez dictó in voce un auto de sobreseimiento provisional de su imputación.

En su declaración, Parodi negó que facilitara ningún plano del PGOU de Ortiz. El testigo sí admitió que el 28 de septiembre de 2009, y por indicación de Ortiz, se desplazó hasta el domicilio particular de Castedo, "pero fue para llevarle una relación de gastos de mantenimiento del estadio Rico Pérez", puntualizó.

Parodi dijo al juez que desconocía quién había aportado la participación del capital social de Otto Díaz, hijo del exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi en una firma de publicidad. Parodi es apoderado de esa empresa. Según el fiscal, la cuota de Otto Díaz (30.00 euros) la aportó el empresario Ortiz, por indicación del exregidor.

Otto Díaz había sido propuesto como testigo por el fiscal. No obstante, el juez ha aplazado la citación al alegar este que su testimonio podría perjudicar a su padre. Díaz Alperi, al igual que Castedo, está acusado pero no imputado en el sumario.

La instrucción de este sumario continúa el próximo lunes con el interrogatorio a otros tres testigos, todos ellos empleados de Enrique Ortiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2012