Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Propuestas para reducir el fracaso escolar un 3% al año

Sindicatos y padres plantean 250 medidas para un plan de choque

El fracaso escolar es considerado ya como un asunto de "emergencia nacional" por sindicatos y padres, puesto que cada curso se envían al vacío cuatro alumnos de cada diez, que terminan la escolarización obligatoria sin una formación laboral y sin otra titulación académica que les permita cursar estudios. La política educativa de la Generalitat pivota sobre el anunciado plan de choque contra el fracaso escolar. Al Consell le "preocupa", reconoció Fabra en septiembre en la inauguración oficial del curso. Por eso anunció que la elaboración de este plan "va a ser el pilar de la legislatura".

Manos a la obra, los tres grandes sindicatos de la enseñanza pública, STEPV, CC OO y Fete-UGT y la federación de padres de alumnos FAPA-Valencia han remitido a la Consejería de Educación más de 250 propuestas concretas para negociar el plan de choque propuesto por el vicepresidente del Consell, José Ciscar. El objetivo para los padres y Fete-UGT pasa por reducir el fracaso escolar un 3% por curso para alcanzar el objetivo europeo de dejarlo por debajo del 10% en diez años.

"¿Qué ha hecho la consejería de Educación en los últimos 15 años?"

"Existen factores sociales, culturales y económicos a atajar de forma global"

El envite es considerable y complejo. El punto de partida es el consenso de todos los agentes de la enseñanza pública implicados en que "la solución al fracaso escolar no sólo tiene que ver con la política educativa. Intervienen factores sociales, culturales y económicos" que hay que atajar de forma "global", subraya el STEPV en sus conclusiones enviadas a la consejería. Para Fete-UGT, la excusa de culpar al Gobierno central socialista no sirve: "En 2006 teníamos amplias diferencias (Un 16,5% de fracaso en Asturias y un 39,7% en la Comunidad Valenciana) y ahora, según los últimos datos del ministerio, permanecen esas diferencias (Asturias ha bajado al 10% y la Comunidad Valenciana sigue en un 36,9%). Esto significa que con leyes iguales hay amplias diferencias por regiones".

"¿Qué ha hecho la Consejería en los últimos 15 años?", se preguntan Fete-UGT y FAPA-Valencia. La respuesta es un puñado de "planes experimentales" y la reducción de hasta un 40% del gasto en programas de compensación educativa, señala FAPA.

Entre la batería de propuestas aportadas por los agentes sociales y los padres existen coincidencias en, al menos, las siguientes acciones: la detección precoz de necesidades educativas desde la etapa de Infantil y Primaria. Lo cual requiere más profesores de apoyo. Dos, la necesidad de potenciar la autonomía de los centros para fijar sus propios planes es otra gran clave. Y, sobre todo, reducir la ratio alumno-profesor.

"Resulta verdaderamente inaplazable en la ESO, donde es necesaria la reducción de la ratio de 30 alumnos por aula", subraya CC OO, que propone 20 en Primaria y 25 en Secundaria.

"La peor medicina contra el fracaso escolar es", según el STEPV, "la sobrecarga de tareas del profesorado con un gran número de alumnos a su cargo y mal valorado socialmente". Por eso, reclama más personal de administración y "estabilidad en las plantillas para asegurar una atención continuada al alumnado".

Las nuevas figuras educativas (educadores, psicólogos, logopedas, etc.) son, según sindicatos y padres, un elemento que debería de extenderse a todas las etapas.

La evaluación de la composición social de cada centro es uno de los puntos de partida para implantar el modelo propuesto por la Consejería de que, inicialmente solo en la ESO, cada instituto proponga un modelo de contrato y cumpla sus objetivos de reducción de fracaso escolar. Esto pasa por identificar en cada centro el número de alumnos con necesidades educativas especiales, el número de ellos con adaptaciones curriculares o en algún programa de diversidad, los que son atendidos por los servicios sociales. El plan, no obstante, deberá incorporar "medidas evaluables" y "objetivos claros" porque "habrá que reducir el fracaso un 3% por curso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de enero de 2012